•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Bob Arum solicitó al Fiscal General del Estado de Nevada que realice una investigación sobre las circunstancias que rodearon las puntuaciones de los jueces en la pelea del pasado sábado entre el filipino Manny Pacquiao y el estadounidense Timothy Bradley.

Arum, presidente y principal oficial ejecutivo de la promotora Top Rank, pidió que la investigación ausculte por completo el proceso como manera de ayudar al deporte a reencontrar la confianza de los fanáticos.

El sábado, Bradley extendió su invicta marca a 29-0 al destronar a Pacquiao por medio de una decisión dividida. Los jueces C.J. Ross y Duane Ford le dieron la pelea a Bradley por votación 115-113. El tercer juzgador del combate, Jerry Roth apreció una victoria para el derrotado filipino por igual puntuación.

“El público tiene el derecho a saber. Los peleadores tienen el derecho a saber. La única manera que podemos restablecer la confianza del público es dejando que un organismo independiente investigue cada detalle de la pelea, no importa cuán grande o pequeño sea. La iluminación nunca le ha hecho daño a nadie”.

El resultado del sábado en el MGM Grand Hotel de Las Vegas dejó atónitos a todos los presentes.

Los fanáticos comenzaron a clamar la palabra robo tras el combate. En ella Pacquiao perdió un invicto que sumaba 15 peleas en los pasados siete años.

Con el revés se afecta el potencial que el filipino tenía de ser parte de la posible más cara pelea en la historia del boxeo ante el estadounidense Floyd Mayweather Jr.

El día de la pelea, Arum catalogó la juzgada como absurda y dijo que los tres jueces debían ir a hacerse un examen oftalmológico, pues incluso la votación a favor de Pacquiao distaba de la realidad. “Conozco al mejor oculista del país y si los jueces quieren ir a Los Ángeles yo les pago la cita por cortesía”, dijo Arum.

Mientras, Freddie Roach, el entrenador de Pacquiao y quien el domingo fue exaltado al Salón de la Fama del Boxeo en Canastota, Nueva York, indicó que a su juicio los jueces vieron la pelea con los ojos cerrados.