•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Primera batalla: Thunder 105-Heat 94. Apenas la primera señal, pero ojo, Kevin Durant (36 puntos, 8 rebotes y 4 asistencias) y Rusell Westbrook (27-8-9) volvieron a demostrar que son capaces de derribar murallas y atravesar tempestades. A ratos, Lebron James (30-9-4) y Dwayne Wade (19-4-8), las estrellas del Heat, se detenían para admirarlos en la segunda mitad, cuando funcionaron eficazmente para garantizar la victoria de Oklahoma. Una vez más, el temible dúo fue incontenible, y el Thunder se impuso por 8 y 10 puntos en los dos últimos períodos, aplicándole un giro brusco y espectacular al partido.

El despegue del Heat fue amenazante. Tomó ventaja por 10-2 frente a un aturdido Thunder, y aumentó 20-10, sin necesitar el bombardeo de Lebron, limitado a 4 puntos, igual que Wade, en el primer parcial que terminó 29-22, con Durant, marcando 11 puntos sin rebotes ni asistencias. Era muy temprano para que la multitud se preocupara.

El segundo período, muy dinámico, con Lebrón más suelto e incidente registrando 10 puntos, el Thunder levantó voltaje forzando un empate 25-25, que dejó en 54-47 el marcador global. Raramente a la altura de medio recorrido, Ibaka superaba a Westbrook con 10 puntos por 9, en tanto Harden con 5 estaba semi-oculto.

Por el Heat, Battier se había convertido en el factor sorpresa con 13 puntos, y Chalmers gritaba presente llegando a 10 puntos, antes que el Thunder se volcara con determinación y precisión, golpeando al Heat en la mandíbula, superándolo 27-19 en el tercer período y quitándole el timón del juego 74-73, con doble de Westbrook y un tiro libre de cierre.

Dueño de la iniciativa y crecido en sus arremetidas, el Thunder saltó rápidamemente para aprovechar el momento en el inicio del último cuarto y amplió ventaja 80-74 con el furor de Durant iluminando la cancha. Faltando 6:53 minutos, el Heat se aproximó 81-84, pero no pudo continuar empujando. Con solo dos minutos pendientes, el Thunder dominaba 97-89, mientras los rostros de Lebron y Wade lo decían todo. Su espíritu de lucha había quedado agujereado.

dplay@ibw.com.ni