•  |
  •  |
  • END

Román “Chocolatito” González se despidió oficialmente ayer de los medios, antes de su viaje a Japón el lunes, para su pelea de título con Yutaka Niida, y nada parece perturbarlo en su determinación de arrebatarle la corona al japonés el próximo 15 de septiembre en Yokohama.

Pero para llegar a este punto de confianza el camino ha sido arduo, según cuenta el propio González y no sólo ha dependido de la seguridad que le transmite su talento.

“Hubo días que me dieron ganas de parar de entrenar y tirarme a llorar por lo fatigado que ha sido, pero pensé en mi futuro y el de mi familia y eso me dio fuerzas. Es la mejor preparación que he conseguido en mi carrera, por eso no dudo en ganar”, explicó “Chocolatito”.

El púgil hizo sesiones de 12 rounds de guanteo, con asaltos de hasta cinco minutos, teniendo de sparrings a Nerys Espinoza, quien se prepara para su pelea por título, Yáder Escobar y los hermanos Alvarado, que pese de ser amateurs es de sobra conocida su calidad boxística.

La preparación fue extenuante, dentro y fuera del gimnasio Róger Deshon, con recorridos de más de diez kilómetros diarios, para conseguir una condición física inmejorable.

Con esa preparación y el talento de González parece razonable pensar en un triunfo, pero el retador número uno de las 105 libras de la AMB, no sólo insistió en que ganará sino que el nocaut será una prioridad en su tren de pelea, y de no hacerlo, no significaría un fracaso sino que el nipón redobló su esfuerzo para evitar la derrota de esa forma.

“No me va a pasar como Alexis Argüello con Marcel”, apuntó sin esconder la humildad que requiere una respuesta cuando se trata del tricampeón, y agregó, “Niida se quedará sin título porque me lo voy a traer a Nicaragua para mi familia y toda la afición”. Habló sin sonar arrogante, todo lo contrario, como alguien determinado en conseguir su meta.

“Cuando él sienta mi mano no va a sostenerse, estoy convencido de que es buen campeón pero el bueno aquí soy yo y el mejor soy yo. También me ha ayudado que he tenido buenos sparrings como Nerys, que sin dudar puedo decir que pega más que Niida”, dijo González.

Aunque no tiene problemas de peso para esta pelea, dijo que sus planes después que gane la corona de la AMB, serán hacer una o dos defensas para luego subir a las 108 libras.

“El peso es el problema porque soy muy grande para las 105 libras, pero no significa que me esté dando problemas en esta la pelea. Pero creo que será inevitable hacer el salto”, comentó el nica que debe andar en 106 libras para su viaje a Japón el lunes.

Horas más tarde en el Roger Deshon, “Chocolatito” se reunió con el compositor Carlos Mejía Godoy, quien le entregó un CD con la canción que le arregló para expresarle el sentir popular y motivar a este boxeador que se ha convertido en un referente para la juventud.

“Esta canción la venía pensando desde diciembre del año pasado, al igual que la de “Quiebra Jícara” Alfaro, porque son dos muchachos que transmiten una frescura en su rostro de esas que limpian la imagen de esta Nicaragua que por donde busqués está llena de corrupción”, dijo Mejía Godoy.