•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Tras un arranque extraordinario de cuatro innings de un hit y tres ponches, Erasmo Ramírez fue acorralado en el quinto, del que podemos decir le faltó un poco de suerte, porque con dos batazos flojos a los jardines y un toque a tercera que nadie le llegó, le llenaron las bases, y luego los Padres le hicieron tres carreras, dos después de un batazo que conectó Everth Cabrera y debió ser hasta para una doble matanza.

El nica, quien debutó ayer por primera vez como abridor con los Marineros, todavía abrió el sexto pero ya fue descifrado con facilidad porque ni siquiera pudo sacar out. Le conectaron tres imparables consecutivos, primero Carlos Quentin y después Yonder Alonso pero el que lo sacó de juego fue un doble de Chris Denorfia remolcador de una carrera. Ramírez dejó el partido perdido 6x0 porque el relevista, Hisashi Iwakuma recibió sencillo remolcador de Jesún Guzmán y con otro imparable de John Baker anotó la sexta de los Padres, todas ante el rivense. De las seis carreras, cinco fueron limpias, permitió ocho hits, ponchó a tres y dio un boleto.

En el duelo entre nicas, Cabrera recibió una base en el primero y se robó segunda pero sin consecuencias. Después en el tercero, Erasmo ponchó a Everth y en el sexto, el campo corto de San Diego bateó rola para doble play que no se pudo completar por un error en tiro del segunda base, Dustin Ackley, a primera. Cabrera en su tercer turno oficial también se ponchó pero ya no frente a Erasmo. A nuestro cierre, los Marineros perdían 6x0, derrota que iría a cuenta de Ramírez, que vio deteriorada su efectividad en 4.50.