•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

¡Ah, si Kevin Durant hubiese conseguido acertar ese disparo tan viable, desde una distancia apropiada, por encima de LeBron James, con la pizarra 98-96! Pero eso no ocurrió, y el futuro del juego en tiempo regular, reducido a un suspiro, no fue embotellado. Quedó confirmado que nadie es perfecto, pero ¿cómo culpar al muchacho maravilla de 23 años en medio de esa derrota por 100-96, cerrada con dos libres de James?

Sería injusto, no solo porque el triple espectacular de Durant, después de la pérdida de balón de Wade que permitió realizar un rápido contragolpe, le inyectó vida al Thunder, recortando la diferencia a solo dos puntos (98-96), sino porque Durant, que marcó 32 puntos igual que LeBron, había hecho de todo en una noche tan inspiradora como casi siempre.

Vimos cómo LeBron, que volvió a estar inmenso, sobrevivió a varias maniobras incompletas y erráticas, borrando su falta de precisión en la recta final del primer juego. Cierto, aún los fuera de serie, sometidos a una presión agobiante, quedan expuestos a fallas graves.

Ver al Heat en ventaja 18-2 apenas a los 7 minutos de actividad, fue sorprendente. Era muy temprano para considerar definitiva esa diferencia de 16 puntos, pero no se podía ocultar su significado. El Heat parecía estar viajando a bordo de un tren bala, y sin frenos.

Pero frente a una gran noche de Bosh en los tableros con 15 rebotes, y la reacción alentadora de Wade con 24 puntos, la funcionalidad de Westbrook como apoyo de Durant y el accionar de Harden, hicieron posible una recuperación que erizó pelos. Para salir de Oklahoma con la serie 1-1, el Heat iba a necesitar frialdad para que sus nervios no reventaran y certeza para no ceder. El devolver golpe por golpe con brasas entre los zapatos, sería clave al ver desaparecer aquella ventaja del primer cuarto.

Y aunque Wade perdió una pelota de gran significado porque Durant la convirtió en triple recortador, los tres grandes del Heat, con 32, 24 y 16 puntos, más 17 de Battier, equilibraron la serie que se traslada a Miami para los tres siguientes duelos, tan impredecibles como lo han sido los dos primeros.

dplay@ibw.com.ni