•  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

En medio del revés de Nicaragua ante Cuba, Álvaro López demostró que su buen gran momento en el actual Pomares, no es pura casualidad. Mantener a la tropa cubana sin carreras en 5.2 entradas, propinar siete ponches y dominar al toletero más poderoso, Alfredo Despaigne en dos ocasiones con corredores en posición anotadora, es un “motivo de orgullo para cualquier lanzador”.

“Me sentí como pocas veces, puse la bola donde quise. Más que la velocidad fue dominar mis lanzamientos y la verdad me siento orgulloso por mi labor porque creo que trabajé bien a sus bateadores más poderosos, Alfredo Despaigne, Alexei Bell, Yordanis Samón y Alexander Malleta”, dijo Álvaro después del primer partido de la serie de cinco contra los cubanos.

López, líder en victorias del Pomares con 13-0, asegura que el momento más difícil fue el primer episodio cuando enfrentó a Despaigne con un out y dos a bordo, y lo retiró en doble matanza. “Creo que es un trabajo meritorio. Me sentí motivado porque enfrentar a Cuba no es todos los días y eso me incentivó más”, agregó el derecho capitalino.

Para el mentor Davis Hodgson, el trabajo del equipo nacional fue muy bueno, y solo lamentó el toque de bola que le hicieron a Diego Sandino en el octavo y el caraceño no buscó la pelota, de ahí nació el rally de dos carreras de Cuba para adjudicarse el triunfo.

“No le vamos a echar la culpa a nadie pero creo que se podía resolver el toque. Quiero felicitar a todo el equipo de Nicaragua que hizo un gran trabajo. Para mañana (hoy) podría haber cambios quizá en tercera si Darrel Campbell no se siente bien y veremos de acuerdo al perfil del lanzador”, comentó.

“Lo más importante es que demostramos que se le puede pelear a este equipo de Cuba y porqué no, pensar en una victoria en Matagalpa. Se peleó este sábado acá en Managua, ahora hace falta seguir en pie de lucha para lograrlo”, concluyó.