•   San Juan, Puerto Rico  |
  •  |
  •  |
  • EFE

Los cubanos Enrique Ramos, Leonel Batista, Ismael Romero, Juan Pablo Piñeiro y Yudniel Pérez desertaron de la Selección de baloncesto que disputa en Puerto Rico el torneo Centrobasket, informaron autoridades deportivas.

El presidente de FIBA Américas, el argentino Alberto García, entregó las identidades de los supuestos desertores a la edición en internet del diario Primera Hora, de San Juan.

La información, según García, le fue suministrada por el presidente de la Federación Cubana de Baloncesto, Ruperto Herrera.

El presidente de FIBA Américas aseguró que la Selección cubana continuará en el torneo, que se disputará hasta el próximo domingo y otorga cuatro plazas para el próximo Premundial.

Cuba perdió el lunes en la apertura del torneo por 80-68 ante Bahamas en el Coliseo de Puerto Rico José M. Agrelot, de San Juan. En ese duelo uno de los desertores Yudniel Pérez, con 19 puntos fue el mayor anotador del plantel de Cuba. Ayer los antillanos vencieron con cinco jugadores menos a Nicaragua 80-47.

Otros deportistas cubanos han aprovechado en los últimos años su estancia en Puerto Rico para desertar, como en 2009 cuando el jugador de voleibol Leonardo Leyva se evadió de la concentración de su equipo mientras participaba en el campeonato Norceca.

Durante los Juegos Centroamericanos y del Caribe de Ponce, en 1993, los baloncestistas Lázaro Borrel y Andrés Guibert desertaron de la delegación cubana.

El Torneo Preolímpico de Las Américas de San Juan, en 1999, fue aprovechado para evadirse de la delegación por los jugadores Ángel Caballero y Juan Carlos Herrera.

Puerto Rico es un Estado Libre Asociado parte de los Estados Unidos, por lo que los cubanos que pisan la isla caribeña, por la figura conocida como ‘pies secos’, pueden acogerse a la Ley de Ajuste cubano.

Esta ley, firmada el 2 de noviembre de 1966 por el presidente Lyndon Johnson, concede asilo político que da acceso a residencia al cabo de un año y un día, a diferencia de los inmigrantes que lo intentan por la figura de ‘pies mojados’, es decir, que no pisan territorio estadounidense, y que finalmente son deportados.