Jorge Eduardo Arellano
  •  |
  •  |
  • END

Usain Bolt no acaparó todas las portadas en su primer 100 m (9.83) después de su triplete olímpico, dejando brillar a la keniana Pamela Jelimo, autora del tercer mejor crono de la historia en 800 m (1:54.01) el viernes en Zúrich, quinta etapa de la Golden League.

La joven atleta de 19 años está a una victoria, el próximo viernes en Bruselas, de ganar el jackpot de un millón de dólares prometido a los atletas invictos en las seis etapas. Pero deberá repartir su botín con la croata Blanka Vlasic, que se recuperó de su decepción de los Juegos (2a) para imponerse con un salto de 2,01 m en altura.

Habrá que esperar para ver a Bolt romper los cronos, como hizo en Pekín, donde se convirtió en el primer hombre en adornar sus tres títulos olímpicos (100 m, 200 m, 4x100 m) con otros tantos records del mundo.

“Comienzo a resfriarme, no podía esperar un mejor crono”, declaró el jamaicano. “Mi entrenador me ha dicho que ponga atención para acabar la temporada con buena salud”.

A pesar de un viento desfavorable (-0,5 m/s), una mala salida y un esfuerzo frenado a 20 metros de meta, el jamaicano, de 22 años, firmó el décimo mejor crono de la historia, a 14 centésimas de su récord (9.69). Sólo Maurice Greene, Tyson Gay y Asafa Powell han logrado correr tan rápido. Desalentador para la competencia.