•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Cristiano Ronaldo, la previa figura cumbre de esta Eurocopa tan competitiva, ha mostrado su máxima brillantez en el tercer juego del presionado Portugal, derrotando a Holanda con esa combinación de cerebro, corazón, rapidez, destreza y golpeo mortífero, que lo ha identificado a lo largo del espectacular crecimiento alcanzado en su carrera.

Hoy, al abrirse las puertas de los cuartos de final, con Portugal enfrentando a República Checa, uno escucha imaginariamente cierto sonar de trompetas, anunciando que es la hora del “matador”, ese jugador que se mueve como un tren bala en la cancha, y que pretende obtener su segundo Balón de Oro.

Como es natural, todas las miradas serán para Cristiano el fabricante de emociones, y no se cree que la defensa checa, acribillada 4-1 por Rusia en el inicio del torneo, antes de imponerse 2-1 a Grecia y 1-0 a Polonia, pueda frenarlo. No al Cristiano recientemente visto, capaz de atravesar tempestades y derribar murallas.

Registrando un impresionante aunque improductivo cierre contra Alemania, el equipo de Paulo Bento, jefeado por Cristiano, Nani, Coentrao y Meirelles, superó 3-2 a Dinamarca en una de las batallas más atractivas de la fase de grupos, antes de liquidar a Holanda 2-0. Ahora, se le considera favorito para sacar de pantalla a los checos, y quedar a la espera del vencedor entre España y Francia que se miden el sábado, con una advertencia a un lado de los pronósticos que favorecen a los hombres del “General” Del Bosque, y es que los españoles nunca han podido doblegar a los napoleónicos en juegos oficiales. No sé si eso sirve para algo.

¿Qué Alemania veremos en cuartos? En el último Mundial, eliminando a la Argentina de Messi, el equipo germano provocó pánico antes de ser vencida por España, en lo que fue Waterloo para la tropa impulsada por el fiero Schweinsteiger. Mañana viernes, diferencias económicas en la Unión Europea aparte, Alemania está considerada clara favorita para saltar sobre Grecia y avanzar a semifinales.

Es difícil fijar un favorito entre Inglaterra e Italia, pero la capacidad de contención de los azurri, puede ahogar la tendencia al contragolpe de esa ofensiva capitaneada por Rooney. Visto desde cualquier butaca, este duelo es una moneda al aire.

dplay@ibw.com.ni