•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Aún después de ver desaparecer tan vertiginosamente cómo fue construida, esa ventaja de 17 puntos (33-16) que consiguió el Thunder en el primer período del cuarto juego, me resisto a creer que el Heat, vencedor por seis (104-98) y adelante 3-1 en la serie, sea capaz de ganarle cuatro veces consecutivas al equipo de Oklahoma, que se levantó de un 0-2 frente a los supuestamente imparables Spurs, precisamente con una racha de cuatro triunfos.

¿Por qué dudar que un equipo poderoso, en ventaja 3-1, no pueda rematar hoy a un adversario golpeado en las costillas y en la cabeza? Porque cada uno de los duelos, se ha caracterizado por la inseguridad, tanto en la pérdida de balones, como en las fallas de disparos en posiciones y distancias apropiadas, la confusión constante en el funcionamiento colectivo, y las alteraciones que han sufrido en su rendimiento los jugadores claves de un período a otro, de una noche a otra.

El martes, mientras Durant y Westbrook apretaban el gatillo en el propio inicio, LeBron y Wade eran atornillados en 4 y 3 puntos, pero inexplicablemente, el Thunder se apagó en el segundo cuarto, y el amplio 33-19 parcial, se convirtió asombrosamente en 35-35 antes de un furioso intercambio que dejó a Oklahoma al comando pero estrechamente 49-46. Finalmente, con LeBron lastimado y Mario Chalmers disfrazado de Batman, el Heat se impuso 104-98 en otro cierre corta-pulso, pese a la impactante actuación de Rusell Westbrook atacando frenéticamente con 43 puntos.

¿Cómo olvidar que faltando 17 segundos el resultado estaba en el aire con el Heat aferrándose a una ventaja de tres puntos? Esa ha sido una característica de esta serie, no importa en qué sitio se juegue. Un equipo trepando aceleradamente en busca de distanciarse, y de pronto, el derrumbe inesperado; un jugador agigantado, y en el siguiente período empequeñecido; y entre todo eso, nada previsible.

Ojo, no se puede descartar a un equipo como el Thunder, que en esta postemporada, barrió al último campeón Dallas; le ganó cuatro de los cinco duelos que disputaron a los Lakers de Kobe, y vino desde atrás 0-2 para liquidar a San Antonio. Eso sí, por vez primera está al borde del abismo, y seguramente porque LeBron, afectado por una torcedura, no pueda recuperarse por completo, y lo veamos flaquear.

dplay@ibw.com.ni

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus