•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Cuba despertó, no precisamente con poder, pero no fue necesario. Basta decir que con 17 hits, solo un jonrón de Alexei Bell, los isleños hicieron estragos ante cinco diferentes lanzadores nicas, que por mucho que intentaron, poco pudieron hacer para apagar la ferocidad de sus rivales.

El coach de pitcheo de la Selección, Cairo Murillo, explica las razones de ese cambio drástico, del dominio que mostró Nicaragua en el primer duelo cuando los cubanos ganaron apenas 2x1, al casi desastre de ayer en el Estadio Nacional. “Sencillo, nos descifraron, intentamos con muchos envíos rompientes y se acomodaron sin problemas y de ahí la cantidad de imparables. También faltó que el árbitro nos marcara más la zona de adentro de ellos, porque se intentó con lanzamientos pegados en recta pero no nos cedió la esquina”, comentó.

Murillo confía que en los entrenamientos de hoy harán las rectificaciones para recuperar la zona de strike, utilizando mejor los envíos.

“No se preocupen, vamos a luchar para ganar el viernes con Elvin Orozco. Es asunto de ser más cuidadoso con todos, aunque creo que el bateador más difícil de dominar es Rusney Castillo, tiene poder, le da a casi todo lo que le mandas y corre bien en las bases. La verdad es que ellos tienen un equipo poderoso pero aquí estamos para fajarnos con ellos”, agregó Cairo.

Explica Murillo que el equipo de Nicaragua “tuvo para hacer al menos tres o cuatro carreras, pero nos amarraron, no bateamos a la hora buena. Ese impulso faltó para motivarnos a todos”, concluyó.