•  |
  •  |
  • END

dplay@ibw.com.ni
Aquel presente reluciente de Vicente Padilla antes de entrar el mes de agosto se ha convertido en un pasado borroso, en tanto su futuro inmediato es tan impredecible como la estabilidad política en este desventurado país permanentemente mal gobernado.

El lanza-llamas pinolero no gana desde el 25 de julio, cuando con un balance de 12-5 nos hizo pensar en la posibilidad de verlo ganar 18 juegos. Pero más grave que eso, su condición física ha estado deteriorándose, y un serio problema en el tendón de la corva correspondiente al muslo izquierdo, que lo afecta al doblar la rodilla, con repercusiones en la espalda, lo ha enviado a la lista de incapacitados, “por lo menos” hasta el 9 de septiembre.

Fuera de acción desde el 24 de agosto cuando enfrentó a los Indios durante cinco entradas, no se sabe cuándo volverá a tirar Vicente, quien será sometido dentro de unos días a otro chequeo. Su brazo está bien, pero cuando una de tus piernas no responde a las exigencias y esa molestia se extiende a la espalda, no puedes trabajar desde la colina.

El 9 de septiembre, los Rangers viajan a Seattle para enfrentar a los Marineros, y en la próxima semana podrán saber si Padilla puede ser reactivado o no. De reaparecer en esa fecha, el nica tendría cuatro aperturas, lo cual limita sus posibilidades de igualar su máxima cifra de victorias que es de 15, y necesitaría una actuación perfecta para conseguir las 16 de Denis, algo que llegamos a dar por hecho.

Como decía Nietzsche, nadie es dueño del próximo instante, y Padilla, súbitamente se ha visto afectado de diferentes maneras, viendo cómo se arruinaban sus elevadas pretensiones en este 2008.

Mas allá de estos inconvenientes, convencido de que no tiene chance de meter las narices en la pelea por el comodín, el manager de los Rangers, Ron Washington, está echando una ojeada a la rotación de 2009, informando que sólo hay dos abridores seguros: Kevin Millwood y Vicente Padilla, ambos bajo contrato, y el nica cumpliendo su último año.

Era muy importante una segunda temporada consecutiva de 15 triunfos de Padilla, antes de entrar al año 2009, que al terminar, lo colocará en el mercado de Agentes Libres. Ahora, con el antecedente de su vulnerabilidad muscular, necesita cifras convincentes el próximo año y demostrar estar plenamente restablecido para ir en busca de un buen botín, interesando a suficientes equipos, como ocurrió en julio, sin llegar a concretarse ninguna transacción.

¿Cuándo volverá a tirar Padilla?, es la intriga que nos aturde. Eso sí, no tanto como: ¿cuándo la oposición en el terruño tendrá un liderazgo creíble?