•  |
  •  |
  • END

El reciente nombramiento de Justo Rivas como el pelotero Más Valioso de la temporada regular 2008, lo sitúa en el grupo elite de grande sluggers de nuestra pelota.

Es la tercera vez que Rivas recibe la nominación, y todas vistiendo el uniforme del Matagalpa, equipo con el que construye una gran historia. Recibió el premio en la temporada 2005, cuando bateó 14 jonrones, remolcó 51 carreras y bateó .358; repitió al año siguiente, pese a bajar su cuota jonronera a 8, y luego que Yáder Hodgson se llevó el premio en 2007, volvió feroz, con marca de 17 jonrones con bate de madera y las 51 empujadas, que es su máxima producción.

Pedro Selva fue Más Valioso en cinco ocasiones, de 1971 a 1973, en 1975 y 1976, tiempo en que fue triple corona. Ernesto López fue MVP cuatro veces, en las temporadas 1977, 78, 82 y 84. También Nemesio Porras logró cinco nominaciones, en 1986, 1992, 1993 y 2001, fajado con grandes sluggers como Ramón Padilla, Orlando Ocampo y Próspero González, que tuvo dos MVP.

En su carrera de diez años, Justo acumula 54 jonrones, que comparado al resto de figuras, luce intrascendente. Es grande la lista de peloteros de 100 jonrones y a él le faltan unas tres temporadas para llegar. Sin embargo, ningún jonrón de Justo salió de un bate de aluminio. Debutó en 1996 y reapreció en el año 2000. Desde entonces su carrera ha sido ascendente y es a la fecha uno de los mejores peloteros del país, por no decir el número uno, ya que nadie le mete mano en los jonrones y producidas.

Selva bateó 150 jonrones en su carrera de 1969 a 1979, pero específicamente con bates de madera conectó 52, antes que en 1974 apareciera el bate de aluminio. Esa cifra es superada por Justo, quien también tiene la ventaja de jugar en un estadio de pequeñas dimensiones, como es el “Chale Solís”, parecido en distancia al “Santa Julia”.

Y en Matagalpa también han crecido sus estadísticas. Jugando con las Fiers, Bóer y Rivas, bateaba .276 con 12 jonrones; pero instalado en el norte promedia .373, con 42 de sus jonrones, además que por primera vez eleva su promedio sobre los .400. De por vida batea .320.