•   Miami, Florida, Estados Unidos  |
  •  |
  •  |
  • AFP

Miles de aficionados festejaro este lunes en un desfile por las calles de la 'Capital del Sol' la victoria de los Miami Heat sobre los Oklahoma City Thunder en la reciente final de la NBA.

Con otra gran actuación de su astro LeBron James, el Miami Heat se coronó el jueves campeón de la temporada 2011-2012 del básquetbol estadounidense tras vencer a OKC 121-106, en el quinto partido de la final para ganar la serie 4-1.

El desfile comenzó a las 11H00 locales en la famosa Calle Ocho y la 2da Avenida, transitó después por el DownTown de Miami hasta llegar a la Arena Triple A.

Los miembros del Heat mostraron su trofeo acompañados por sus familiares en camiones y autobuses descapotables.

Los fanáticos, por su parte, dieron rienda suelta al entusiasmo junto a sus líderes del equipo, como LeBron, el MVP (Jugador Más Valioso) de la temporada regular y la final, Dwyane Wade y Chris Bosh, los 'Tres Reyes Magos' del equipo, entre otros.

Dentro de la Arena, donde todo era música de raperos y alegría, los más de 15.000 espectadores presentes, con sus banderitas con el lema 'White Heat' (el blanco más caliente en alusión a los uniformes blanco), fueron testigos de la presentación de cada uno de los miembros del equipo, que uno a uno besaron el trofeo.

"¡Qué diferencia este año al año pasado (cuando cayeron ante los Mavericks)!", señaló Pat Riley, presidente de la franquicia. "Hemos ganado el campeonato y estamos junto a tantas personas que adoran este juego, desde las personas que trabajan en cualquier función en la instalación, los directivos que me rodean y los jugadores", agregó.

Este fue el segundo trofeo de los Heat en la final de la NBA en los últimos seis años, ya que en el 2006 ganaron la primera corona cuando D-Wade fue el MVP de esa final.

Los Heat venían de caer en la final el año pasado ante los Dallas Mavericks, por lo que en esta campaña la meta del equipo fue tratar de que no sucediera una debacle similar.

Después de doblegar en la primera ronda a los New York Knicks, en la semifinales de la Conferencia Este a los Indiana Pacers y titularse en la zona a costa de los Boston Celtics, el conjunto miamense se planteó la meta de levantar al final el anhelado trofeo.

El quinteto de Miami estuvo a punto de sufrir una debacle en la final de la Conferencia frente a los veteranos Celtics, ya que tuvieron que jugar los siete encuentros.