•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

El panorama de Wilton López parece envuelto en una nube negra, que presagia tormenta y turbulencia en su futuro en las Grandes Ligas. No es exageración, ayer se informó que el lanzador nicaragüense no regresará al equipo de Houston al menos durante un par de semanas.

En el caso de López, tiene un esguince en el ligamento colateral cubital en el codo derecho, en otras palabras, es una inflamación del tejido que recubre el hueso, y los médicos del equipo de Houston están aplicando resonancia magnética para ver si se puede bajar el malestar.

Precisamente a eso está apelando la dirigencia de los Astros, que la rehabilitación surta su efecto y no haya necesidad de la intervención quirúrgica denominada operación “Tommy John”.

“Cada imagen del ultrasonido muestra una cierta cantidad abultada y el desgarro o lo que sea, y es realmente hasta que el médico pueda determinar si es o no es algo que puede ser rehabilitado o si necesita cirugía”, dijo el gerente general Jeff Luhnow.

De manera que la situación no es alentadora para el carabinero leonés, que fue enviado a la lista de inhabilitados desde la semana pasada. Hasta el momento de su lesión, Wilton tenía 3-0 en ganados y perdidos, con 32.1 entradas lanzadas, 27 imparables (3 jonrones), 9 carreras limpias, 4 bases y 26 ponches, mientras su efectividad está en 2.51.

“En el caso de López, el médico se mostró confiado de que pueda responder a la rehabilitación después de un descanso y un programa de lanzamiento, debe ser capaz de salir y ser eficaz”, expresó Luhnow.

Mientras Wilton permanece en una burbuja de expectación, su futuro inmediato está congelado.