• |
  • |
  • elnuevodiario.com.ni

Victorias y derrotas, suelen tener a menudo simple valor estadístico. Siempre he estado claro, desde antes de iniciarme como cronista deportivo, que en realidad lo que vale y pesa son las actuaciones. Hace unos días, durante una derrota del Thunder frente al Heat, Rusell Westbrook de Oklahoma se vio inmenso como una montaña. Aunque Westbrook dijo que hubiera preferido el triunfo de su equipo, brillar encima de un revés produce satisfacción, inyecta orgullo. Podemos preguntarle sobre eso a Erasmo Ramírez, quien el lunes lanzó como un consagrado, perdiendo 1-0 por falta del mínimo respaldo.

¡Qué emocionante fue verlo trabajar con tanta autoridad! Que de pronto, después de dos actuaciones preocupantes, nos encontráramos con un Erasmo Ramírez resplandeciente, realizando una faena de orfebrería, con solo un parpadeo a lo largo de ocho entradas, apenas una mancha, ese jonrón que le conectó Seth Smith sobre primer lanzamiento en el segundo inning.

¿Quién iba a pensar que ese estacazo sería mortal? Después, el nica continuó con la grandiosidad de su trabajo, aunque condenado al abandono mientras el partido avanzaba. “Fui agresivo, pude seguir al cátcher, lancé tan duro como podía y con control. Traté de ser lo suficientemente bueno”, dijo Erasmo al Seattle Times.

Una carrera, diez ponches incluyendo dos ceros macabros redondeados con “kaes”, un pasaporte, ese pitcheo variado y violento, y la mejoría a 4.18 de su efectividad. ¿Qué les parece eso?

¡Claro que fue una joya de pitcheo! Pero si perdió Harvey Haddix pese a trabajar 12 innings perfectos, ¿por qué tenía que golpear Erasmo la pared con su cabeza? Su satisfacción, más allá del resultado, tenía que ser tan ancha como un océano.

Fue doloroso ver la capacidad de producción de Seattle reducida a cero. Cada “marinero” que salía out, evidentemente apenado, trataba de no mirar a Erasmo. Pero el gerente Wade no tenía tiempo para lamentos, pensaba en el futuro: “Ramírez realizó una actuación completa, como la de Noesi que perdió 2-0. El material de ellos, es notable”.

Así que, aun perdiendo 1-0, el nica impresionó con esa formidable actuación contra Oakland. ¡Bravo muchacho!