• Londres, Inglaterra |
  • |
  • |
  • elnuevodiario.com.ni

El suizo Roger Federer, número tres del mundo, pasó con placidez su encuentro de segunda ronda de Wimbledon, mientras que el número uno y vigente campeón, Novak Djokovic, hizo lo propio con algún problema más de lo previsto.

El suizo abrió la pista central por la mañana para enfrentarse al italiano Fabio Fognini, 68 del mundo, al que venció por 6-1, 6-3 y 6-2 en una hora y 14 minutos.

En un encuentro disputado en la pista central del All England Club y con el príncipe Carlos y su esposa Camilla en el palco de autoridades de la pista central, Federer derrotó a un rival que no fue capaz de sumar más de seis juegos.

El suizo, seis veces campeón en el All England Club, sueña este año con interrumpir la hegemonía que el español Rafael Nadal y Djokovic mantienen en el circuito en los últimos tiempos.

El serbio no falló ante el estadounidense Ryan Harrison, número 48 de la ATP, al que derrotó por 6-4, 6-4 y 6-4 en una hora y 56 minutos.

A pesar de la victoria, el número uno del mundo sufrió ante un joven de 20 años que dispuso de ocho bolas de ruptura en un juego del segundo set que se acabó anotando el serbio gracias a su experiencia y sangre fría.

Djokovic, que la temporada pasada se mostró intratable en el circuito (ganó 10 torneos), llega esta vez a Londres con dos títulos en el bolsillo: Australia, donde se impuso al español Rafael Nadal, número dos, en una apretada final, y Miami, donde batió al británico Andy Murray, número cuatro.

En la tercera ronda de Wimbledon, el serbio se medirá al ganador del choque entre el checo Radek Stepanek y el alemán Benjamin Becker, que fue suspendido por falta de luz.

En el cuadro femenino, la australiana Smantha Stosur, quinta favorita, dio la sorpresa y quedó apeada del torneo en la segunda ronda al perder frente a la holandesa Arantxa Rus, 72 de la WTA, por 6-2, 0-6 y 6-4, en una hora y 49 minutos.

Stosur afrontaba este año su décimo Wimbledon, torneo en el que cayó la temporada pasada en primera ronda y en el que su mejor actuación la firmó en 2009, cuando disputó tres partidos.

Esta temporada, la australiana llegaba a Londres tras plantarse en las semifinales de Roland Garros, y después de caer en primera ronda en Australia.