•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Erasmo Ramírez se olvidó de una vez de sus dos primeras aperturas e inició de cero y solo así, concentrado en cómo recuperar el control de sus pitcheos, saltó a la loma el lunes y ofreció la mejor actuación de su carrera, a la altura de Denis Martínez y Vicente Padilla, con un partido de diez ponches en ocho entradas.

“Estuve ansioso en las primeras aperturas. Me esforzaba en tirar duro pero no tenía control de mis pitcheos ni tampoco de mi cuerpo. Y como me esforzaba mucho en lanzar fuerte perdía mi zona y muchas veces se me quedaban altos los envíos, y ahí me agarraban a palos. También abusé de la recta en esos juegos, y era lógico que me descifraran como lo hicieron, comenta Ramírez.

El nica, a base de un cambio obediente y una recta fuerte pero en zona baja, propinó diez ponches en ocho episodios. “Rectifiqué algunos movimientos de mi cuerpo a la hora de lanzar y me olvidé de lo mal que me había ido en las otras aperturas. Me quité la presión. Pero lo mejor es que me controlé y comencé y terminé lanzando agresivo y conseguí así mejores resultados.

Erasmo se prepara para su cuarta apertura este sábado contra Boston, y no deja de emocionarse porque se encontrará con el chinandegano Vicente Padilla. “Él es un ejemplo para mí, porque es un guerrero, donde lo pongan resuelve. Eso también me motiva para seguir peleando y ganarme un puesto acá. Quiero quedarme, pero solo lo voy a lograr si me concentro en cada salida”.

Everth Cabrera, a la hora de nuestro cierre, estaba de 3-0 con una base y un ponche como segundo bate, en el partido que perdían en ocho entradas los Padres 1x0 ante los Astros. El nica tenía 260 puntos de promedio.