•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

El asombro nos hiere. ¿Nadal eliminado en segunda ronda en Wimbledon? No puede ser si el mundo sigue andando. Pero ocurrió. Pueden creerlo. El checo Lukas Rosol, número 100 en el ranking, tan desconocido como usted y yo en Wall Street, lo hizo por 6-7, 6-4, 6-4, 2-6 y 6-4 en juego visto ayer por ESPN.

Con los tres “grandes”, Djokovic, Nadal y Federer, disputando la cima del tenis en este Wimbledon 2012, la temprana eliminación de Nadal es una “cuchillada” al show. No piensen en una final Djokovic-Federer, porque de acuerdo a las llaves, se estarían encontrando en semifinales, mientras el británico Andy Murray, quien nunca ha ganado un “Slam”, avanza sin tener que verse las caras con Nadal.

“Necesito mejorar”, dijo el español después de imponerse a Thomas Belluci en la primera ronda, pero no tuvo tiempo, pese a que en la cuarta manga, doblegando 6-2 a Rosol, dio la impresión de poder superar el imprevisto obstáculo. Contrario a lo que suponíamos, fue Rosol quien se enderezó a tiempo en la batalla decisiva y se impuso 6-4, derritiendo la expectativa en las tribunas.

Esa extraña inseguridad de Nadal para proponer, apretar y resolver frente a un rival de categoría menor, tendió un manto de preocupación, que en cierto momento pareció desvanecerse, solo para reactivarse frente a fallas en el servicio, manejo de voleas y disparos cruzados que salían por los laterales como si la cancha se hubiera encogido.

“Estoy decepcionado. Me ha faltado chispa”, dijo Nadal, que podría deslizarse hasta el tercer lugar en dependencia de la forma como puedan avanzar Federer y Djokovic.