•  |
  •  |
  • END

San Juan / Puerto Rico
Iván Calderón resbaló antes de entrar al ring, pero no lo hizo sobre éste. El invicto campeón 108 libras de la Organización Mundial de Boxeo, quien tuvo un leve traspié subiendo las escalinatas al entarimado previo a la pelea estelar del sábado en Bayamón, le ofreció por siete episodios otra magistral lección de boxeo defensivo al mexicano Hugo Cázares, derrotándolo por decisión técnica luego de que el combate fuera detenido cuando un cabezazo accidental causó una cortadura en la frente de Calderón.

Con la victoria, Calderón retuvo su título de la OMB. El juez Michael Pernick votó 67-66 a favor del ganador, mientras que el inspector Nelson Vázquez y el doctor Rubén García la vieron 68-65 para el guaynabeño.

Quizá consciente de que su contrario saldría agresivo desde el primer campanazo, Calderón boxeó defensivo hacia los lados. Cázares hacía amagues con las manos, seguidos de rectos a la cara. Un izquierdazo combinado con un traspié hizo tambalear a Cázares, quien recibió otro sólido recto al rostro, finalizando la vuelta.

El mexicano aumentó el ataque y la rudeza de sus tácticas a partir del tercer round, y alcanzó a Iván varias veces al cuerpo y rostro. Pero aunque con menos frecuencia que en el primer combate, Iván continuó con certero ataque en contragolpe.

En este asalto y en el cuarto, Cázares le gesticuló a Calderón para incitarlo al “toma y dame”. La desesperación comenzó a hacer presa del azteca, quien se abalanzaba de bruces sobre su diminuto oponente, mientras lanzaba abiertos “volados” y “opers” con ambas manos.

Ya para el quinto, Cázares lucía completamente despreocupado con la ofensiva de Calderón. Con la guardia abierta y ambas manos listas para tirar “barrecampos”, Cázares perseguía al guaynabeño, pero Iván contraatacaba con certeza.

A mediados de la vuelta, Cázares se cambió a la guardia zurda y conectó fuerte a Iván, quien faltando 47 segundos le respondió con un sólido recto al rostro en lo que fue un asalto muy parejo y de acción. Faltando 10 segundos, Cázares alzó y agitó las manos en aparente señal de victoria.

Pillado contra las cuerdas abriendo el sexto, Calderón buscó nuevamente el agarre, pero puso una derecha de respeto en la cara de Cázares con una derecha poco después. Cázares conectó varias veces a los planos bajos.

El Cázares que salió a pelear en el séptimo fue muy similar al de la primera pelea, y recibió varios rectos a la cara. A mediados de asalto, un choque de cabezas causó una cortadura en la frente de Iván, la cual de inmediato comenzó a sangrar profusamente y la pelea fue detenida a los 1:58 de ese asalto.