•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Con el pecho hinchado, llenos de orgullo y hasta lágrimas en sus ojos, recibieron ayer la Orden a la Excelencia “Alexis Argüello”, la nadadora y medallista olímpica Michelle Richardson y el bicampeón mundial Rosendo Álvarez, en un acto encabezado por la alcaldesa Daisy Torres, por tratarse de la alcaldía capitalina la que entrega tan distinguido reconocimiento a los mejores atletas nacionales.

A la par de esos dos grandes, también recibieron reconocimiento especial Julio Juárez y el manager de la Selección de 1972, Argelio Córdoba, figuras emblemáticas en el triunfo de Nicaragua 2x0 ante Cuba en el Mundial efectuado en nuestro país. Para hacer más emotivo el homenaje estuvieron otros seleccionados como César Jarquín, Calixto Vargas, Rafael Obando, Ernesto López. Tampoco podían faltar los campeones Román González, Juan Palacios, Luis Pérez y José “Quiebra Jícara” Alfaro, entre otros.

El momento cumbre llegó, y Michelle, quien había prometido no llorar, no pudo evitarlo, “porque este es un momento emotivo, estoy muy conmovida, hoy siento que me quito una carga de encima porque con este reconocimiento, al fin es como que están aceptando lo que yo siempre le explicaba a todo el que me preguntaba, que la medalla de plata de 1984 es y será siempre de Nicaragua. Yo soy nica y así me sentí cuando me la colgué en mi cuello. Nadie tiene la culpa de lo que pasó, fueron las circunstancias pero eso ya no importa”.

Por razones ya muy discutidas, Michelle fue privada de ser cobijada por la bandera nacional en aquel evento universal. “Desde ese tiempo han pasado 28 años y todo ese tiempo mucha gente me ha preguntado por qué si yo soy nica, no gané la medalla para Nicaragua y he cargado esa angustia explicándoles a todos, porque fue para mí como una frustración no hacerlo, pero hoy eso se acabó. Nicaragua tiene una medalla en Juegos Olímpicos y con esta Orden Alexis al que tanto admiro por ser quién fue y lo que nos dejó de ejemplo, así me siento como colgando en mi país la medalla que tanto me costó darles. Me siento libre, feliz por eso”.

Cuando llegó el turno a Rosendo Álvarez, las palabras no fueron menos emotivas. “Yo he escuchado a muchos decir que Rosendo era el próximo tricampeón como Alexis o que Román lo será. Pero les quiero decir con toda la honestidad, jamás habrá nadie como él, por eso nos sentimos orgullosos. Alexis fue un gran hombre y un gran atleta por eso, inclusive cuando me muera voy a pedir que me entierren con esta distinción, porque es un enorme orgullo llevar una parte de Alexis conmigo”.