•   La Habana  |
  •  |
  •  |
  • Prensa Latina

El retraso obligado por intensas lluvias impidió mayor afluencia de público al estadio Latinoamericano de esta capital, aunque la victoria de Estados Unidos sobre Cuba en el tope de béisbol desató pasión y escozor.

Un triunfo de cuatro carreras por tres concretado esta madrugada con el excelente trabajo del abridor Jonathan Crawford y del cerrador Bobby Wahl, ambos de 20 años de edad, y jonrón decisivo de Michael Conforto, dejaron a los cubanos sin habla.

“No puede ser, son unos muchachitos. Tenemos que mejorar mucho si queremos hacer un buen papel en el clásico”, dijo a Prensa Latina un empleado de la instalación deportiva conocido como “Justicia”.

Si bien en Cuba -donde el béisbol continúa en primer plano en las preferencias de los aficionados- es difícil asimilar un revés, la realidad mostró calidad en los universitarios estadounidenses y carencias en el seleccionado de la Isla.

La “resurrección” de los encuentros anuales entre los dos países en el deporte de bolas y strikes, como lo calificó Paul Seiler, Director Ejecutivo de la USA Baseball, fue pactada ahora a cinco juegos hasta el próximo lunes en La Habana.

Cuba, en todo caso, dejó gratas impresiones en la prestación de su pitcher de apertura Yadier Pedroso, con un amplio repertorio de lanzamientos y una recta de más de 90 millas, pero su rival Crawford lo hizo todavía mejor.

Los hechizos de los lanzadores fueron quebrados primero por Conforto con cuadrangular con las bases llenas ante el relevista Norberto González, y luego por Frederich Cepeda, autor de bambinazo de dos carreras contra el propio Crawford.

“Hay cuestiones que sin dudas debemos perfeccionar. Estamos apenas en el comienzo de una etapa de preparación en el largo camino hacia el Torneo Clásico Mundial de 2013”, declaró Jorge Fuentes, jefe técnico de la preselección de Cuba.

Fuentes indicó a Prensa Latina que se debe trabajar en pulir detalles y conseguir una disciplina táctica de todo el colectivo, y destacó al mismo tiempo la relevancia de enfrentar a un elenco de Estados Unidos de cierto nivel cualitativo.

Visiblemente satisfecho con la actuación de los universitarios, Seiler recalcó que chocar con equipos cubanos es un privilegio para la formación y perspectivas de los jugadores de ligas amateurs del gigante norteño.

“Conocemos a los peloteros cubanos y admiramos su tradicional calidad. De hecho tienen un potencial enorme para volver a regalar una actuación sobresaliente en el III Clásico del próximo año”, dijo al responder a interrogantes de Prensa Latina.