•   La Habana, Cuba  |
  •  |
  •  |
  • Prensa Latina

Un oportuno sencillo del emergente William Luis y dos costosos errores de la defensiva estadounidense se conjugaron para que Cuba ganara el segundo partido del tope bilateral, con marcador 7-6.

El desafío, disputado en el parque Latinoamericano de esta capital, deparó un verdadero carrusel de emociones desde el lanzamiento inicial.

Los norteños tomaron la delantera en el primer capítulo por cuadrangular de dos carreras de D.J. Peterson ante los envíos del abridor Ismel Jiménez.

Cuba ripostó de inmediato e igualó el desafío, al fabricar una carrera en el segundo inning y otra en el tercero, por sendos cuadrangulares solitarios de Alfredo Despaigne y Rusney Castillo, frente al abridor zurdo Marco Gonzales.

El equipo de universitarios norteamericanos, mostró su poder ofensivo para tomar el control del choque en la parte baja del tercero, por jonrones solitarios de Johnny Field y Michael Conforto. Agregaron una carrera en el quinto episodio y otra en el sexto, que estamparon un 2-6 en el pizarrón.

Sin embargo, Cuba reaccionó en el llamado inning de la suerte (el séptimo). El inicialista antillano José Dariel Abreu abrió con enorme jonrón solitario a lo profundo del left. Acto seguido Frederich Cepeda recibió boleto y el emergente Alexei Bell rechinó la Mizuno 200 contra la cerca, acreditándose un doblete que provocó la explosión del abridor Gonzales, de 20 años.

Relevó el veloz derecho Trevor Williams para enfrentar al emergente Rudy Reyes, quien remolcó una carrera con rodado a primera base y, en ese momento, puso el marcador 4-6 con hombre en tercera.

Aquí entró a jugar el factor suerte, cuando el siguiente bateador Guillermo Heredia disparó línea a lo corto del jardín central capturada sin problemas por Austin Cousino, quien realizó un tiro excepcional al plato para poner out a Bell (corría desde la antesala en pisa y corre), sin embargo, el receptor Brett Hambright no retuvo la pelota y entró la quinta carrera cubana.

Con el partido 5-6 la historia fue otra. Y en el octavo inning llegó el ave fénix resurgida de sus cenizas. Cuba logró igualar y tomar el control del choque gracias a un jugador que no entraba en los planes de nadie, el jardinero camagüeyano William Luis.

Luis empuñó de emergente en esa entrada con bases llenas y dos outs. Disparó contundente sencillo al bosque derecho, que remolcó dos carreras, la sexta (empate) y la séptima (gane).

Estas anotaciones subieron al marcador por un error previo del tercera base norteño Kris Bryant, que hubiera representado la tercera oportunidad de out en el inning antes del turno de Luis.

El crédito del triunfo correspondió a Darién Núñez, el primero de su carrera deportiva con la selección nacional de mayores, mientras Trevor Williams cargó con el revés. Pablo Millán Fernández, por su parte, se apuntó el rescate.