•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Vicente Padilla no ha crecido como pelotero, entre las columnas de humo que desde inicios del siglo pasado se levantan alrededor de la rivalidad Medias Rojas-Yanquis, pero no lo ha necesitado para sentirse agitado al reactivarse una vieja controversia con Mark Teixeira, que debería haber sido archivada por peloteros que, se supone, han alcanzado su madurez y ampliado su capacidad de análisis para valorar situaciones y circunstancias.

“¿De qué me hablan. Esos pelotazos de Padilla a Teixeira fueron hace tanto tiempo, que no tiene sentido colocarlos sobre el tapete ahora. Este año solo ha golpeado a un bateador en media temporada como relevista?”, respondió el mánager de Boston, Bobby Valentine, interrogado sobre el pugilato. Ciertamente, ¿cómo es posible sacar brasas de viejas cenizas? Inexplicablemente, Teixeira lo ha hecho, más allá de todo lo ejemplar que sea como pelotero de coraje, según lo grafica Joe Girardi, el jefe yanqui.

Hombre salido del campo, de pocas palabras, lenguaje corto y directo, Vicente Padilla respondió que Teixeira debería buscar un deporte para mujeres, agregando: “Yo no le entiendo, si batea llora, si no batea llora, él siempre está llorando”. Ahora, hay que fijar que fue Teixeira quien sacó las telarañas de la gaveta, precisamente después de batearle un triple a Padilla, quien se mostró sorprendido por la reacción.

“Él está loco”, dijo Teixeira sobre el señalamiento de Padilla, acusándolo de haberlo amenazado con batear su cabeza cuando coincidieron en Texas, y de ser discriminador con peloteros latinos. ESPN publicó una entrevista en la que Padilla insiste: “Estamos aquí todos los hombres que jugamos béisbol. No necesitamos mujeres”.

Uno se resiste a creer que dos peloteros que han evolucionado como personas y se han cultivado como profesionales en el béisbol, no puedan llegar a manejar la compresión para simplificar dificultades, no para multiplicarlas peligrosamente. ¿Se imaginan el próximo enfrentamiento Teixeira-Padilla con un lanzamiento adentro? Los bancos erosionarían de inmediato y Troya volvería a arder.

Como se trata de una situación bien definida, se hace necesario una rápida y precisa intervención mediadora para que regrese la calma. Y eso, debe ser una preocupación compartida por los dos equipos.

 

dplay@ibw.com.ni