•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Después de verlos dominar ampliamente la primera fase del “Pomares”, se consideró que el Bóer estaba listo para proyectarse rápidamente a la clasificación a semifinales… Sigue como uno de los favoritos, pero debe hacer ajustes inmediatos para salir del ligero bache en que se cayeron.

La tribu ocupa el cuarto lugar empatado con el Rivas, un juego atrás del Matagalpa, Granada y Costa Caribe, su último vencedor.

El Bóer solo había perdido una serie en el Campeonato, que fue contra León, pero ya estaban anticipadamente clasificados y muchos solo hacían estadísticas.

Sin embargo, se ha perdido algo de ese ímpetu en esta etapa, como lo reflejan las estadísticas… En las tres series jugadas, el Bóer juega para .500 en ganados y perdidos, pero su ofensiva es raquítica, bateando ajustadamente .249 (83-333), cosa que cerraron con .299 la primera fase.

Anotan 44 carreras, pero producen 37. Dejan a 88 en posición anotadora, a razón de 7.33 por partido y cometen 13 errores un poco más de uno por juego.

El pitcheo labora para 2.40, que en términos globales es bueno, pero ellos estuvieron tirando para 1.89 en los primeros 60 juegos.

Álvaro López y Róger Marín han sido sus mejores lanzadores. Álvaro, que gana los 3 partidos que ha abierto, lanza para 0.81 en esta fase, permitiendo 2 limpias en 22 innings, mientras Marín lo hace para 1.96 (4-18.1), y con balance 1-1.

Terrible accionar ha tenido Mario Peña, que lanza para 4.42 (9-18.1) y tiene balance 1-1.

Este trío tiene la principal responsabilidad en el equipo, tirando en conjunto para 2.31, ganando cinco partidos en 58.2 episodios. El resto del equipo labora para 2.54, permitiendo 11 limpias de 18 en 39 innings.

Se ha visto que varios lanzadores están perdiendo consistencia y no pasan más allá del sexto inning, y se usa a muchos relevistas. En la serie contra la Costa, el Bóer usó a diez relevos, mientras el equipo decrecía ofensiva y anímicamente.