•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

No fue tan imprevisto como Henry Cooper derribando a Muhamad Alí, pero ver a un pitcher del calibre de Justin Verlander, acribillado en una emboscada por los bateadores de la Liga Nacional en el propio primer inning, fabricándole cinco carreras, burlándose de su pitcheo de poder, quiebre y control, que le ha permitido construir una reputación de temible, provocó asombro. Aprovechando ese ruidoso inicio, la Liga Nacional edificó una victoria semi-aplastante por 8-0.

En esta campaña, el mayor número de carreras en un inning contra Verlander a lo largo de sus 18 inicios, es de 3, y nunca abriendo juego. Pero eso ocurrió anoche en el Juego de Estrellas realizado en Kansas, cuando doble impulsador de Ryan Braun, triple con bases cargadas de Pablo Sandoval, y otro hit productivo de Dan Uggla, destrozaron a Verlander. El manager de la Liga Americana, Ron Washington, mostró una mirada desconsoladoramente siniestra, consciente que sería muy difícil salir del hoyo.

¡Y así fue! La Liga Nacional con el soporte de un enérgico pitcheo, agregando un jonrón de dos carreras de Melky Cabrera durante una arremetida de tres en el cuarto, se apuntó esa victoria rotunda, haciendo saltar los pronósticos hechos astillas.

Tratándose de un Juego entre superastros, el público espera una batalla intensa, como aquellas resueltas con los batazos de Ted Williams y Tony Pérez, no que la intriga sea despejada tan rápidamente como el trazo de un signo de taquigrafía, menos con la escopeta de Verlander “escupiendo” fuego, como leía en las novelas de vaqueros de Silver Kane y Keith Luger.

Mientras se vendían los primeros hot dogs y cervezas, la Liga Nacional tomó esa ventaja de 5-0, y no soltó las riendas. Las atrapadas de José Bautista en zambullida sobre batazo de Ryan Braun, y el salto de tigre ejecutado por Braun, decapitando una línea de Fielder, inyectaron cierta espectacularidad, en tanto el cañonazo de Melky por encima de la pared izquierda, impresionó, igual que ver pitcheos de 100 millas por parte de brazos como los Verlander y Chapman.

Con el público saliendo “huérfano” de emociones, Melky Cabrera festejaba su nombramiento como pelotero Más Valioso del partido, por su jonrón impulsador de dos carreras y otras dos anotadas.

 

dplay@ibw.com.ni