•   Pau, Francia  |
  •  |
  •  |
  • EFE

El positivo de Frank Schleck por el diurético xipamide anunciado por la Unión Ciclista Internacional (UCI) mientras el pelotón disfrutaba de la segunda jornada de descanso, fue el tercer toque del dopaje en la puerta del Tour de Francia en la presente edición.

Antes de ponerse en marcha la presente edición el pasado 30 de junio en Lieja (Bélgica), el equipo francés Europcar ya levantó las primeras sospechas al publicarse que se había abierto una investigación sobre presuntas prácticas ilícitas en la pasada edición, que fueron negadas por los responsables de la formación.

"No sabemos nada, solo que hay un artículo periodístico que habla del asunto", dijo el director del Europcar, Jean-René Bernardeau, que defendió "la limpieza" de su formación.

El escándalo no se detuvo ya que el diario "L'Équipe" aportó más datos, como la apertura de una investigación por presuntas prácticas dopantes en el Europcar durante el Tour de 2011, en concreto, transfusiones y consumo de corticoides.

La noticia cayó a plomo sobre una formación que enarbola la bandera contra el dopaje y que está integrado en la asociación del Movimiento por un Ciclismo Creíble (MPCC) y que en los últimos años había destacado por una gran progresión de sus resultados deportivos.



Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus