•  |
  •  |
  • END

Devern Hansack, Aristides Sevilla y Evert Cabrera son los tres únicos pinoleros que seguirán en acción durante los Play Off de sus respectivas ligas. Los Medias Rojas de Pawtucket se medirán a Scranton, sucursal de los Yanquis de Nueva York, las Tormentas de Lake Elsinore se enfrentarán al clasificado entre Rancho Cucamonga e Inland Impire, para más tarde disputar el título de la Liga de Carolina, y Asheville se medirá al equipo de Augusta.

Un poco más de una docena de nicas regresan a sus casas; algunos con posibilidades de ser promovidos en el futuro, otros con la sensación de que no regresarán. Los tres que se quedan aún tienen la esperanza de que serán llamados en la ampliación de los rosters a 40.

Cabrera espera ser ascendido después de que su equipo, Turistas de Asheville, concluya su presencia en los Play Off de La Liga del Atlántico Sur. Sus 73 robos y 80 anotadas fueron las mejores cifras que se hayan registrado en todas las categorías de la pelota profesional estadounidense.

El jugador de Nandaime es un año menor que Eric Young Jr. (22) y aunque jugó en una Liga inferior, su promedio de .284 en 121 partidos, además de 136 hits, 25 dobles, 6 triples, 6 jonrones y 38 empujadas, lo dejan como el Jugador Más valioso entre los nicas en ese nivel de pelota, superando a Aristides Sevilla, Douglas Argüello y Ofilio Castro.

El segundo más destacado en las menores fue el zurdo Douglas Argüello, con sus 10 victorias y 6 derrotas al servicio de las Avalanchas de Salem, sucursal Clase A fuerte de los Astros de Houston. Tuvo 3.30 de efectividad en 27, 25 como abridor, ponchó a 90 en 142 entradas, con una blanqueada y sólo cinco jonrones permitidos. Su condición de zurdo le puede abrir muchas puertas en el futuro de esta organización.

Fue líder en todos los departamentos de pitcheo del equipo, excepto en ponches, además de quedar entre los máximos ganadores de la Liga, considerando que el equipo de Salem sólo ganó 26 partidos.

Ofilio Castro registró un global .271 en Clase A fuerte, Doble A y Triple A. Disparó 4 jonrones y remolcó 52, con 128 hits en 135 juegos, 30 dobles. Está en su último año de contrato con los Nacionales de Washington, pero es seguro que tendrá una renovación y una promoción para el próximo año.

Aristides Sevilla estuvo en los tres niveles con los Padres de San Diego, quedando con un global 2-3, 3.99 en efectividad, 51 ponches en 70 entradas y 12 rescates. Llegó a eslabonar una cadena de 13.1 entradas sin permitir carrera, logrando 8 rescates en el mes de julio. Sigue en el roster de 40 de los Padres, pero ya se le ha asignado para integrar a los Saguaros de Peoria en la Arizona Fall donde van los mejores prospectos de cada organización.

Juan Carlos Ramírez se concentró en sus correcciones y quedó con 6-9 y 4.14 de efectividad, 113 ponches en 124 entradas al servicio de Wisconsin, Clase A fuerte de los Marineros. Ronald Garth arrancó flojo, pero se enderezó en este mismo equipo al quedar con .267, 85 hits, 27 dobles, 2 triples, 4 jonrones y 36 empujadas.

Devern Hansack se mantuvo en la rotación de Triple A y espera ser llamado a mediados de septiembre a pesar de que sus números no brillaron: 6-10 y 4.08 de efectividad con 128 ponches en 139 entradas. Jorge Bucardo con los Gigantes en la Liga de Arizona resumió 3-1 y 3.68, 51 ponches en 51.1 entradas. Su hermano Wilber, con los Gigantes, terminó con 6-6 y 4.36, ponchando a 39 en 64 episodios.

Elvin Orozco siguió impactando en la Rookie de los Yanquis con su 5-1 y 3.83, 46 ponches en 42.1 entradas. Danilo Álvarez regresó lesionado de los Bravos de Dominicana con 3-2, 2.90 y 28 ponches en 31 episodios. Byron Zepeda estuvo mal en la Liga de Pioneros de Arizona con 0-3 y 5.13, también le fue mal a Renato Morales en la rookie de los Filis con .217 de promedio, un jonrón y 7 empujadas.

David Fonseca, de la Liga de Novatos de Milwaukee acumuló números decentes con .251, 7 jonrones y 8 empujadas. Dwight Britton acumuló .253 con los Marineros en temporada corta, además de 6 jonrones y 25 empujadas.