•  |
  •  |
  • END

LAUSANA / AFP
El jamaicano Asafa Powell se impuso en la prueba de 100 m con un tiempo de 9 segundos 72/100, este martes en la reunión de atletismo de Lausana, Suiza, igualando el segundo de la historia tras el récord de su compatriota Usain Bolt (9.69) en los JO de Pekín 2008.

El 16 de agosto en la capital china, Bolt había mejorado su propia plusmarca anterior, precisamente de 9 seg 72/100, el 31 de mayo de este año en Nueva York.

Bolt, por su parte se impuso esta jornada en la prueba de 200 m con un crono de 19 segundos 63/100, o sea, el cuarto de la historia en la distancia en que él mismo batió el récord mundial con 19.30, el 20 de agosto pasado en Pekín.

Powell en los 100 largó de manera estupenda (150/1000 para el tiempo de reacción), superando claramente al estadounidense Walter Dix (9.92), medalla de bronce en Pekín.

Con un poco de ayuda del viento (0,2 m/s), Powell, la gran decepción de los Juegos (fue quinto en la final) logró imponerse. El lunes al llegar a Lausana había dicho que se encontraba en "forma" y esperaba batir su récord personal.

Bolt, de 21 años, superó en la capital china el récord del estadounidense Michael Johnson (19.32), que ya había cumplido 12 años.

Triple campeón del mundo en 2007, otro norteamericano, Tyson Gay, había logrado una marca de 19 seg 62/100, el 24 de junio de 2007 en Indianapolis (USA) durante el campeonato nacional.

Bolt, con viento en contra (0,9 m/s) igualó en la ocasión la marca que el estadounidense Xavier Carter, actualmente lesionado, había logrado hace dos años en la misma pista del estadio de La Pontaise, en Lausana.

"Asafa probó precedentemente que la pista aquí es muy rápida. Con el apoyo del público presente, esto es algo formidable", subrayó el tricampeón olímpico.

Esta misma jornada, el estadounidense David Oliver se impuso en la prueba de los 110 m vallas en 13 segundos 02/100 (con viento desfavorable de 0,4 m/s), derrotando al campeón olímpico de la especialidad, el cubano Dayron Robles (13.17).

Medalla de bronce en Pekín, Oliver es la "bestia negra" de Robles, puesto que ya se había impuesto al caribeño el 1 de junio pasado en Berlín en la primera etapa de la Golden League.

Robles, que aspiraba a superar su propio récord mundial (12.87), se mantuvo hasta la mitad de la carrera a su mejor ritmo, sin embargo, la escalada de Oliver pareció hacerle perder la lucidez, al punto que chocó con la décima y última valla.