•   Londres  |
  •  |
  •  |
  • AFP

El estadounidense Michael Phelps se encontraba este miércoles muy relajado antes de afrontar sus últimos Juegos Olímpicos, cuatro años después de su histórica hazaña en Pekín, donde consiguió ocho medallas de oro.

La estrella de la natación estadounidense, de 27 años, reiteró que sus cuartos Juegos, los de Londres, serán los últimos de su carrera deportiva. A medida que se acerca el inicio de la competición, el sábado en el Centro Acuático de Londres, el deportista mira más hacia el futuro que al pasado.

"Me siento más confiado, de hecho tengo buenas sensaciones cuando braceo en el agua", aseguró el nadador, quien reconoció que ha pagado el hecho de que bajó su nivel de exigencia en los entrenamientos tras su histórica actuación en la capital china.

Pese a que no tratará de igualar su hazaña en Pekín, Phelps tiene como objetivo batir algunos récords olímpicos, incluido el de superar las 18 medallas olímpicas de la gimnasta soviética Larisa Latynina.

16 medallas en su poder, 14 de oro
"Siempre he tratado de no caer en ese tipo de cosas", dijo Phelps, que acumula 16 metales olímpicos, 14 de ellos de oro. "No dejo que me afecte nada".

"Tengo mi idea sobre lo que creo que tendré que hacer para ganar todas las competiciones", reiteró.

En Londres, Phelps tomará parte en siete pruebas, incluyendo tres relevos. En una tarea enorme, pero aseguró que esa intensidad no es nada comparable a la presión que él y su entrenador Bob Bowman experimentaron en Pekín.

"Nos hemos estado divirtiendo. Sólo hemos pretendido relajarnos y disfrutar de las carreras y hemos sido capaces de lograrlo", manifestó el nadador.

Hasta lleva bien su cacareada rivalidad con Ryan Lochte, su compañero en el equipo estadounidense que tratará de destronarle en las pruebas de 200 y 400 m estilos.

Ambos tratarán de relajarse jugando a las cartas en la Villa Olímpica. "Claro que intercambiaremos algunas palabras durante nuestras partidas de cartas, pero no solemos hablar de natación fuera de la piscina", reveló el oriundo de Baltimore.

"Ambos sabemos que nadando tantas pruebas, debemos dejar todo a un lado y seguir adelante", añadió sobre esa rivalidad.

Phelps defenderá su título de los 400 m estilos ante Lochte el próximo sábado. También se verán las caras en los 200 m estilos y los 100 y 200 m mariposa.