•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Los Medias Rojas ganaban 7-3 a los Tigres en el Fenway Park la noche del lunes, y Clay Buchholz había trabajado ocho entradas realizando 109 lanzamientos, uno de ellos enviado por Austin Jackson a las tribunas. Fue el momento en que el manager Bobby Valentine, decidió llamar a Vicente Padilla, el brazo con mejor “arsenal” en su bullpen, incluyendo esas extrañas “ephus”.

¡Vamos Vicente, demuestra que puedes ser el hombre para los cierres!, se debe haber gritado el pinolero tomando la oportunidad, pero un boleto a Delmon Young y un hit de Brennan Boesch, lo metieron rápidamente en un lío. Valentine ordenó que Alfredo Aceves acelerara su calentamiento frente a temor de ver crecer la complicación.

El sistema nervioso de Padilla no se alteró. Disponía de experiencia y recursos para intentar salir del problema, así que, a fajarse. Y lo hizo. Con un strike, Johnny Peralta roleteó para doble play, y de inmediato, ponchó a Alex Ávila. Ahí estaba el cero dibujado, certificando el cumplimiento de la misión. La efectividad del nica mejoró a 3.82.

Mientras tanto, Everth Cabrera conectó un hit en cinco turnos contra el pitcheo de los Rojos que se impusieron 11-5, en una jornada en la que el artillero cubano Kendry Morales, disparó dos jonrones en el mismo inning, uno a cada lado, al doblegar los Angelinos a los Rangers de Texas 15 por 8, y los Orioles derrotaron a los Yanquis 5-4 con Teixeira saliendo lastimado en la muñeca.