•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Nota 9. La llama olímpica regresó a Atenas en el 2004, es decir 108 años después de aquel 1896, cuando Thomas Burke corrió los 100 metros en 12 segundos, con pantalones y camisa estilo pijama, y zapatos rústicos, sin blocks de salida, ganando el oro para Estados Unidos; se registró 6.35 metros en salto largo, 1.81 en altura y 11.22 metros en bala. Esos primeros Juegos se realizaron con atletas de 14 países que compitieron en 43 pruebas correspondientes a 9 deportes. Qué pequeño era el mundo olímpico al comenzar a tomar forma de cara a un futuro, que no se imaginó tan largo, tan ancho, tan duradero.

En 2004, apareció en pantalla Michael Phelps, el tiburón de Baltimore, provocando un impacto con sus ocho medallas en natación, seis de oro, una menos que el total de Mark Spitz en 1972. Mientras Phelps asombraba, Nicaragua se hacía presente por novena ocasión con solo cinco atletas en tres deportes: atletismo, natación y tiro. La abanderada fue la especialista en tiro, originaria de Rusia, Svetlana Kashenko, y nuestras posibilidades en cada una de esas disciplinas, inexistentes.

El accionar pinolero

Se pensó, que el joven sprinter Carlos Abaunza, podría acercarse a la marca nacional de 10.6 segundos en los 100 metros, en poder de Roberto Guillén desde 1986, año en que nuestros velocistas, sorprendieron con grandes actuaciones a nivel regional, pero el leonés tuvo que conformarse con un tiempo de 11.17 segundos, ocupando el lugar 66 entre 80 competidores. En el gran escenario, necesitado de mayor experiencia, Abaunza, no pudo pisar bien el acelerador, quedando detrás de sus mejores marcas.

La esforzada lanzadora de jabalina Dalila Rugama, en pleno crecimiento dentro del discreto nivel de competencia Centroamericano, se vio limitada a un lanzamiento de 51.42 metros, en tanto los nadadores Geraldine Arce y Fernando Medrano, marcaron 28.15 segundos en los 50 metros libres (43 entre 65 participantes), y 1:00.91 minutos en 100 mariposa (lugar 58 entre 59). Una vez más, nuestros atletas se vieron sumergidos en una zona gris, consecuencia de haberse podido desarrollar convenientemente. La vieja historia de nuestra participación en 1968, volvía a actualizarse dramáticamente.

En tiro, pese a disponer de experiencia en su país de origen, Svetlana Kashenko registró 383 puntos en rifle de aire, y 563 en rifle 3 por 20, quedando en los lugares 41 y 28, entre 44 y 33 participantes. De esa forma, nuestro deporte completó otra fugaz presentación en Juegos Olímpicos, volviendo a permanecer oculto.

Advertencia de China

Estados Unidos dominó el medallero con un total de 102 medallas, 36 de oro, 39 de plata y 27 de bronce, en tanto una amenazante China, conseguía 63 en total con 32 de oro, 17 de plata y 14 de bronce. Eso era una seria advertencia a cuatro años de los juegos de Beijing en 2008, con los chinos como locales.

Entre las figuras cumbres, además de Phelps arrasando en la pileta, hay que mencionar al velocista Justin Gatlin de Estados Unidos, con oro en 100 metros, plata en relevo 4 por 100, y bronce en los 200. El dominicano Félix Sánchez, afilado en Estados Unidos, ganó el oro en los 400 metros con vallas, en tanto Argentina ganó el oro en fut derrotando a Paraguay, y también en basket, eliminando a Estados Unidos con sus estrellas de la NBA.

dplay@ibw.com.ni