•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Sombrío. Triste como una noche sin estrellas. Sin rumbo y con leves chispas de vida, así lució la Costa Caribe en su primer partido de la semifinal contra el Bóer, que aprovechó las 15 bases por bolas del pitcheo costeño y con apenas tres imparable se impusieron con marcador de 6x3 anoche en el Estadio Nacional Denis Martínez.

Los lanzadores caribeños fueron un manojo de nervios, atrapados por el descontrol. Horace Rigby, el abridor que salió sin decisión después de 0.2 innings regaló 4 bases, el relevista y perdedor Marcos Glasgow cedió 6, Job Carlson regaló 5 y solo Wilfredo Piner no se contagió con ese mal que carcomió las posibilidades del equipo.

Pero lo más sorprendente fue que aún con la vulnerabilidad del pitcheo costeño, la pólvora del Bóer estuvo mojada, porque el equipo con mejor promedio de la temporada solo pudo disparar tres sencillos de Erick Morales, Edgard Montiel y Juan Carlos Urbina.

Y mientras la brújula andaba descontrolada en los brazos de la Costa, el abridor de los Indios Róger Marín se plantó 6.2 entradas de 3 carreras, 7 cohetes, 6 ponches y 3 boletos. Salvamento de Danilo Álvarez.

Precisamente el Bóer marcó dos anotaciones en el despegue del juego gracias a cuatro bases de Rigby, sin pegar de imparable lograron ponerse adelante en el juego. Los caribeños descontaron producto de dos boletos de Marín una jugada de escogencia de Julio Tijerino.

En el quinto la Costa se fue arriba con base a Debie Beneth, triple productor de Mark Joseph y otro sencillo remolcador de Rommel Mendoza.

Sin embargo, ese júbilo fue efímero, porque los capitalinos definieron las acciones en el cierre al pisar en cuatro ocasiones el pentágono con un cuarteto de transferencias de los caribeños y un sencillo de Morales.

Fue un juego deslucido por el pobre desempeño de los lanzadores costeños, que esta tarde a las seis saldrán al Estadio Nacional a buscar como igualar la serie pactada a ganar cuatro de siete.