•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Las expectativas que están rodeando al joven artillero de 21 años, Mike Trout, son tan elevadas como la cima del Everest, y esa voracidad natural que caracteriza al periodismo, lo está sometiendo a comparaciones atrevidas, entre ellas, considerarlo otro Ted Williams.

En 1939, a la misma edad que tiene Trout el impresionante lead-off y guardabosques de los Angelinos, Williams saltó de estar en acción durante 148 juegos en Triple A y ser un ruidoso ganador de la Triple Corona, a presentarse como novato apareciendo en 149 box scores con 145 empujadas, 31 jonrones entre 86 extrabases, 327 de average, 131 anotadas, y 344 bases alcanzadas.

Trout estuvo ambientándose durante 40 juegos en la temporada de 2011 registrando 220 puntos en 123 turnos con 5 jonrones y 16 remolques, y en este 2012 ha hecho erupción sosteniéndose largos meses como líder de bateo, actualmente con 343 de promedio, disparando 24 cuadrangulares, impulsando 70 carreras, marcando 96 –cifra líder, encabezando los robos con 39 y mostrando 407 como porcentaje sobre las bases.

Así que, con más de un mes de ajetreo pendiente, la comparación es válida. Trout es una fiera ofensiva de “la raza” de Williams, de Mel Ott, de Al Kaline y de Alex Rodríguez, que a esa edad, también provocaron deslumbramiento. Claro, de Trout se va a exigir la constancia que aquellos tuvieron.

Incluido en un line-up que reúne a Alberto Pujols, Kendry Morales y Mark Trumbo, el joven Trout, sin complejos ni inhibiciones, se ha abierto paso repartiendo palo con un ritmo imperturbable, como si hubiera hecho una maestría en ese difícil arte.

Presionado por Miguel Cabrera y Joe Mauer, Trout deberá garantizar un equilibrio emocional para mantener su rendimiento, y ser el más joven campeón de bateo desde Al Kaline de los Tigres en 1955 con 340 puntos, mientras intenta resistir las embestidas de Rajai Davis de Toronto, un robo de base detrás, y no pierde de vista a Ian Kinsler y Curtis Granderson quienes lo persiguen en anotadas.

La posibilidad de otro Ted Williams, ahí está, frente a nuestras narices.

dplay@ibw.com.ni