•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Por primera vez en su historia, Matagalpa llega a una Serie Final buscando un banderín con un equipo totalmente matagalpino. Los norteños han ganado tres, pero con jugadores de otras regiones.

Fue en 2000 cuando la ciudad de Matagalpa disfrutó de un título nacional. Era el tiempo de los hermanos Centeno, que a punto de billetes confeccionaron un equipo altamente competitivo, con muchos costosos peloteros extranjeros que les permitieron doblegar al Rivas en cinco partidos.

Pasaron cinco años para su regreso a una Final, y les correspondió con el Bóer, y fueron superados en siete desafíos. Eran tiempos de influencias dirigenciales, que hicieron que se formaran “trabucos”, a costa de reducirse el número de equipos competidores.

En 2006, después de que el Bóer se retiró en protesta de fallos parcializados de la presidencia de Feniba, Matagalpa disputó y le ganó la Final 4-2 al Granada, y repitió en 2008, contra los mismos, en el año de la violación de los reglamentos, que le facilitó a los norteños el cuarto triunfo de la serie por la vía del forfeit.

La representatividad matagalpina en esas nóminas era mínima. Lo que más había era peloteros del San Fernando, que había dejado de competir, y varias figuras notables de nuestra pelota.

Ahora es diferente. Matagalpa --que ya en el regreso del “Pomares” sufrió los efectos de la falta de un semillero, quedando eliminado en primera vuelta en 2009 y 2010, y terminando séptimo en 2011--, recoge frutos y ratificó la gran temporada que atraviesa.

Matagalpa fue el segundo equipo más ganador del “Pomares 2012”, con 60-28, finalizando en primer lugar en su grupo en la primera fase y en la segunda. Presentó la tercera mejor efectividad colectiva del torneo, con 2.39, superados solo por Granada (2.08) y Bóer (2.14). Tuvo el cuarto mejor promedio ofensivo, con .277, logrando gran equilibrio con su defensa.

Berman Espinoza, Byron Guerrero, Elvin Orozco, Harold Martínez y Wilder Rayo, José y Rigoberto Martínez, más Chico Rayo, se encargan de controlar a sus adversarios. Lo vimos contra Granada, ante los que lanzaron para 1.76 en los cinco partidos jugados, permitiendo 9 limpias en 46 episodios.

De manera ofensiva ante Granada batearon .279, y lucieron crecidos, especialmente Johnny Trewin, que bateó .316, impulsando seis carreras y decidiendo dos partidos, Martín Espinoza (.348), con tres empujadas, Wilton Martínez (.600), que disparó cinco hits en un juego, Chico Rayo efectivo como emergente, de 5-2, Fausto Suárez bateó .278, Everth Andino (.200), y la experiencia de veteranos como Sergio Mena (.278), Omar Herrera (.231), Noel Rojas (.118), demostraron que el equipo está para más.

Ahora van a una gran final contra el otro gran equipo del Campeonato, el Bóer, con el que ya se midieron hace siete años.