•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

No hay pánico en Nueva York, pero el júbilo en Baltimore es incontrolable. Los incansablemente sorprendentes Orioles del 2012, están amenazantes a solo dos juegos de los poderosos Yanquis. La pregunta es: ¿podrán seguirse moviendo hacia adelante ahora que se encuentran en tierra de gigantes, o serán víctimas del Principio de Peter, alcanzando su nivel de incompetencia? Tenemos un mes para averiguarlo.

Por ahora, las ocho columnas son para el novato de 28 años Miguel González, de Guadalajara, Jalisco, un tirador derecho que debutó con los Orioles el 29 de mayo y solo trabajó una vez en junio por ser considerado todavía material sospechoso. Regresó el primero de julio, y en estos dos meses, gana 6 y pierde 3 con 3.31 en carreras limpias. González atornilló a los Yanquis con siete ceros, cediendo solo 4 hits y ponchando a 9, durante una victoria por 6-1 sobre Hiroki Kuroda (12-10). Después, salió a buscar donde comerse un taco mexicano en la zona de Times Square.

¡Los Orioles a dos juegos de la cima al amanecer del 1 de septiembre! Impensable antes de ponerse en marcha de la temporada, pero está ocurriendo. Qué tal un mundo al revés con Oakland arrebatándole a Texas el título del Oeste. La diferencia de cuatro juegos a favor de los Rangers, vencedores de Cleveland anoche 5-3 con Ryan Dempster, no es algo seguro. Oakland estaba golpeando a Boston mostrando sus pretensiones.

Dos de los nueve probables ganadores de 20 juegos, el nudillista R. A. Dickey de los Mets, blanqueando 3-0 a los Marlins, y Gio González de los Nacionales, que estranguló 10-0 a los Cardenales, se unieron a Johnny Cueto de los Rojos como ganadores de 17 juegos, máxima cifra en las mayores. Dickey pierde 4 veces con 2.63 en efectividad, en tanto Gio ha sido derrotado en 7 decisiones registrando 3.10 en carreras limpias. Con Cueto en pie de guerra y Chapman echando humo, el Cy Young de la Liga Nacional, es más difícil de predecir, que el futuro de la oscurecida oposición política en este país.

Para cerrar, Cabrera se fue de 4-0 con un boleto y dos ponches frente a los Rockies, recortando a 235 su promedio, mientras Wilton López trabajaba un inning sin la mínima alteración contra los acelerados Rojos que triunfaron 9-3, y mejoró a 2.41 su efectividad.