•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Cuando el Bóer necesitó de alguien seguro siempre estuvo Álvaro López, sino cómo olvidar su 18-0 en la primera fase del Pomares. Pero lo de anoche era de vida o muerte. No había opción, era ganar o ganar para mantener a su equipo con vida en la final, pero la enorme duda era cómo vendría el máximo ganador del torneo de quien se aseguraba no estaba listo por una lesión en su brazo.

“Casi salí del quirófano para venir a lanzar porque sabía cuánto me necesitaba el equipo. Ganamos que es lo más importante, pero creo que se notó que no estuvo como en el resto del torneo, por momentos me sentí cansado porque casi ni hice muchos lanzamientos en todo este tiempo de la lesión pero se hizo el trabajo que es lo más importante”, dijo López todavía emocionado tras lograr su triunfo más importante de todo el campeonato.

“Pero esta fue mi última actuación en el Pomares. Hice mi labor, ahora espero que el equipo saque el tercero y cuarto juego. Por mí esta es mi despedida, y me siento feliz que fue de esta forma”, agregó el abridor de los capitalinos.

Sin embargo, ahora con la serie 3-2 siempre a favor de Matagalpa, el gran dilema para Julio Sánchez, quién abrirá hoy en el Chale Solís, sabiendo que tampoco pueden parpadear si pretenden empatar la final y obligar el séptimo partido.

“No descarten que se me meta la locura del Sistema Peralta y lo aplique mañana (hoy) en Matagalpa. Tengo todavía unas 12 horas para pensarlo bien y plantearlo con el cuerpo técnico. Hasta que estemos allá sabrán cuál fue la decisión que tomamos. Lo mejor es que el Bóer jugó un gran partido hoy, Álvaro se fajó como el gran lanzador que es y eso nos motiva para dar batalla y buscar el título. Debo agradecer a todo este equipo que se ha enfocado en ganar sin importar que estábamos por ser barridos”, dijo Sánchez.