•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Elvin Orozco se convirtió en la pesadilla de la ofensiva del Bóer. Sus 20 ponches fueron una muestra clara de cómo lanzarle a sus rivales y, además, el arma fundamental con que tejió su dominio casi aterrador. Pero su gran mérito fue frenar al Bóer cuando todo parecía encaminado a que ganaran el séptimo juego de la Serie Final a Matagalpa en el Estadio Nacional.

Levantarse de ese 0-3 significó mucho para el Bóer. Pero sabía que doblegar a Orozco sería el mayor reto. Elvin venía de salvar un juego y propinar 13 ponches en la mejor actuación de cualquiera de los abridores en esta final. “El Bóer obligó el séptimo juego y la verdad es que estaba preparado para lanzarlo. Toruño me dio el chance y yo lo estaba esperando porque quería darle el título a Matagalpa. Fuimos el mejor equipo en todo el torneo y era hora de demostrar por qué”, comentó Elvin Orozco, declarado el Jugador Más Valioso de la Serie Final.

“En ese séptimo inning pensé que podía resolver, sin embargo, el manager es el que manda. Había hecho muchos lanzamientos y creo fue la mejor decisión. Lo mejor es que jugamos como equipo porque fue importante la jugada de Fausto Suárez y Everth Andino en esa entrada, antes la de Sergio Mena. Recuperamos la confianza y claro que supimos aprovechar las oportunidades que nos dieron. Todos pusimos un poco para hacer posible el campeonato”, agregó el lanzador.

Berman Espinoza bien pudo acreditarse también el premio a Jugador Más Valioso de la serie con su juego ganado y uno salvado, al igual que Elvin, sin embargo, fue más categórico Orozco con sus actuaciones. Dejó prácticamente sin pluma a los Indios, porque no solo se trató de los 20 ponches sino de la poca capacidad que mostró la ofensiva del Bóer cuando él estuvo en la loma.