• Managua, Nicaragua |
  • |
  • |
  • elnuevodiario.com.ni

Después de los amistosos de la Sub-17 de Nicaragua con su similar de El Salvador, se puede asegurar que la selección dirigida por el colombiano, Javier Londoño, goza de mucha más garra que de buen fútbol. Así se mostró con el 3-3 ante los cuscatlecos el martes en el Estadio Nacional, y aunque en el revés 1-2 el miércoles faltó profundidad y sobre todo claridad en el ataque, deja claro que el proceso de esta selección al menos está en el camino correcto pero le hace falta mucho recorrido en la cancha, y la mejor manera de ganarlos es con estos duelos, con equipos de más jerarquía.

Los nicas se enfrentaron a una selección salvadoreña de más oficio e idea. La azul y blanco que sigue pagando caro las ingenuidades. Errores en marca, poca definición y además de la falta de profundidad, siguen pesando mucho en la cancha y se notó más a pesar que se logró en el primer duelo un empate a tres. La clave para ese resultado fue el cambio que se le vio a los nicas en el complemento, mostrando un fútbol más agresivo, el problema es que no logran que eso sea una constante en su juego. Silvio Canales es sin duda de los referentes del equipo junto a Yáder Bonilla, pero se nota que todavía falta un trabajo de conjunto.

En la derrota 1-2 el miércoles, Nicaragua se mostró con más coraje que buen fútbol. Fue evidente que el cansancio en los nicas cobró caro. Se corrió mucho pero se sufrió más porque los espacios fueron más difíciles de cubrir con dos partidos seguidos. Yáder Bonilla de nueva cuenta se convirtió en la figura y su tercer gol de la serie.

Londoño, técnico de los nicas, aceptó que hace falta más trabajo para ver una selección Sub-17 con más oficio, sin embargo, le queda poco tiempo para el torneo eliminatorio mundialista que se efectuará en Guatemala en diciembre de este año. Ahí se enfrentarán a los locales, Honduras, Costa Rica y El Salvador.