•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

No es para hacer sonar las trompetas, pero la cuarta victoria consecutiva del Barcelona por 4-1 sobre el Getafe, le permite ocho puntos de ventaja sobre el extrañamente cojeante Real Madrid, derrotado 1-0 por el Sevilla. Una diferencia tan sorprendente, que aturde.

Mientras Pep Guardiola hacía acto de presencia en una marcha por la independencia de Cataluña, su reemplazo Tito Vilanova, se atrevió sentar a Messi frente a este Getafe, vencedor 2-1 del Madrid, y siempre difícil como local. El técnico pensó que el “as” del equipo azulgrana merecía un poco de reposo después de dos juegos con Argentina al otro lado del océano. Tampoco estaba el brasileño Alves, el lesionado Iniesta, el argentino Masherano, Jordi Alba, Alex Song, y David Villa, todavía utilizado prudentemente.

No era un Barcelona improvisado, porque Montoya, Thiago y Tello están en proceso evolutivo, y Adriano, precisamente quien consiguió el gol de apertura en el minuto 31, quebrando el hielo de ese 0-0, sigue confirmando su utilidad. Claro, el 1-0 te mantiene entre las sombras de la inseguridad, y el Barsa necesitaba algo de tranquilidad que no conseguía pese al dominio que ejercía con esa clase que tanto impresiona. Así que el primer tiempo terminó con ese 1-0 propenso a agrietarse, y en el minuto 58, con 32 pendientes, entró Messi por Thiago, después del ingreso de Masherano por el lastimado Puyol.

Messi se agregó al esfuerzo creativo de Xavi para tomar las riendas del partido que desde antes, manejaba el Barsa, pero sin la productividad deseada. No es que el equipo catalán se transformó en una fuerza espectacular con Messi, pero su presencia se hizo sentir. Es algo obvio que casi siempre, con Messi en la cancha, el Barsa se ve más grande.

Derribado en el área, Messi ejecutó un penal en el minuto 73 para el 2-0, y cuatro minutos después, enderezando un centro de Montoya, aumentó 3-0. Fue entonces que Sarabia hizo rebotar una pelota en Masherano en el minuto 79, haciéndola llegar a las redes de Valdés para el 3-1, y Villa, quién ingresó por Tello en el 75, selló el marcador 4-1 con su gol en el minuto 90.

Muy temprano, apenas con un recorrido de cuatro fechas, el Barcelona tiene ocho puntos de ventaja sobre un irreconocible Real Madrid.

 

dplay@ibw.com.ni