•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Siempre es agradable encontrar a los amigos en un día tan especial, como es el reconocimiento a sus hazañas deportivas que los llevan hasta el Salón de la Fama de nuestro deporte, ahí donde están los mejores atletas de nuestro país.

Edgar Tijerino en su intervención en la actividad, reveló la brillantez de la acción de cada uno de los nuevos miembros del Salón de la Fama, del poderoso bateador que fue Ariel “Panal” Delgado, el poderoso drive de derecha que tenía Denis Gaitán, al que comparó en calidad con Walberto López y Óscar Molina, el brioso defensor de las selecciones nacionales de fútbol Hugo “Bazooka” Huete, por cierto mi primer entrenador de fútbol hace 41 años, la sensual e inspiradora fisicoculturista Aída Carrión, a Alberto “Paraíso” Mendoza que no sabía de sóftbol modificado, era de los que tiraba rapidísimo.

Por supuesto, Marvin Benard, todo un caballero dentro y fuera del terreno de juego, que cargado de humildad y con dedicación alcanzó los máximos niveles del béisbol, llegando a Grandes Ligas… Y también estaba Noel Areas, el mánager del siglo XX, suficiente decir a su larga y exitosa trayectoria deportiva… Obviamente, Edgar Tijerino con un nervio inusual en él, agradeció que lo hayan incluido.

Todos recibieron sus reconocimientos, medallas y premios por sus logros deportivos, y quiénes mejores que de sus propios familiares. A “Panal” le impuso la medalla su hijo Ariel Jr., Bert Benard y Sherryl Benard lo hicieron por su hijo, a Denis Gaitán lo premió su esposa Mildred, a Huete su hermana Nidia, a Aída su padre Jorge Carrión, a Mendoza su hija Eyling Celeste Mendoza, a Noel fue su hija María Eugenia, y a Tijerino fue Enrique Armas.

Carlos García hizo un llamado a que se mantenga el espíritu de reconocer a nuestras figuras deportivas y que siga ampliándose el Salón de la Fama, que abarca a todos deportes que se practican en nuestro país.

“Doy gracias a Dios por haberme permitido llegar hasta este momento, porque Dios quiso que nosotros fuéramos exaltados al Salón de la Fama, para que nuestros nombres no fueran olvidados. Gracias a ustedes que me ayudaron a seguir adelante a esforzarme más con sus críticas porque me esforzaba por mejorar y si ensalzaban, trataba de hacer mejor las cosas todavía, para ser noticia diario”, dijo Ariel Delgado.

“Siempre me acostumbré a golpear la pelota con fuerza porque me decía que así se debía hacer, no al suave, yo tenía tacto y poder, lo que me convirtió en un bateador estable a nivel nacional e internacional”, y reconoce que le hizo falta un poco de rendimiento y que pudo haber alcanzado los 2 mil hits.

Aída Carrión tuvo seis años de notable actividad en el fisicoculturismo, ganando medallas de oro en todas las competencias centroamericanas y una panamericana, y apunta que “con disciplina, amor, compromiso, responsabilidad y ganas, es que se puede tener esos resultados.

“Estoy donde debiera estar, que es el Salón. En esta promoción entramos ocho y esperamos que para las próximas sigan entrando más leoneses, como Henry Roa, Arnoldo Muñoz, que estuvo 14 años”, señaló Noel Areas, quien en este momento no tiene equipo, pero siempre está listo para entrar de emergente.