•  |
  •  |
  • END

Francisco Jarquín Soto
Las señales que advierten la excelente preparación de Román “Chocolatito” González para su pelea de título mundial de las 105 libras de la AMB, con Yutaka Niida, tienen alarmado a su propio entrenador, Gustavo Herrera, quien en una plática sincera con EL NUEVO DIARIO aceptó que sintió un gran temor por el peso de su pupilo aún a su arribo a Japón.

“No lo niego, estuve preocupado porque teníamos dos años de no hacer las 105 libras desde que peleó con José Luis Varela y esa vez se entrenó el día del pesaje para llegar bien a la báscula”, explicó Herrera desde Japón.

“Lo más que habíamos bajado antes de llegar aquí (Japón) fue 109 libras”, agregó Herrera, “ y eso no dejaba de preocuparme”.

Pero el “Chocolatito” todavía antes de la sesión de ayer de unas dos horas de sombra, algunos rounds en el saco, pera loca y mascoteo y más sombra, andaba en 106 libras y no descartaban salir del gimnasio en 105, aunque el mismo Herrera aseguró desde la línea telefónica que no era conveniente sacrificar tanto el cuerpo.

“Está comiendo bien por la mañana y un poco de carne blanca por la tarde, pero no cabe duda de que no vamos a tener ni el más mínimo problema de peso, incluso siento que va ser menos difícil marcar las 105 ahora de lo que fue hace dos años con Varela”, explicó muy entusiasmado.

Algo más que para Herrera denota un síntoma inequívoco de la condición de su pupilo es la forma en qué se vio en el guanteo público con el japonés Teruo Misawa, quien fue sacudido por las manos rápidas y efectivas de Román.

“Misawa después de la sesión se mostró sorprendido por la contundencia de los golpes de “Chocolatito” y me dejó más con la boca abierta cuando Misawa marcó 118 libras luego del entrenamiento y aún así, Román se miró demasiado fuerte para él. No es mentira, estoy sorprendido de lo que es capaz de hacer Román”, reiteró.

A eso de las dos de la madruga de hoy, Román tendría el prepesaje al igual que el campeón Yutaka Niida.

“Lo mejor es que “Chocolatito” está suelto, no se rinde, no hay cansancio en los músculos ni el cuerpo le pide tanto líquido como hace unas semanas que lo buscaba desesperadamente. No existe el fantasma del peso. Al contrario, lo hará bien y estará más fuerte que nunca, no lo duden”, concluyó.