•   Madrid  |
  •  |
  •  |
  • EFE

Un acto de sabotaje -el corte de unos cables del sistema de iluminación- en el estadio de Vallecas obligó a aplazar el partido entre el Rayo y el Real Madrid, en el último encuentro dominical de la Liga BBVA, que sigue liderada por el Barcelona, en tanto que el Mallorca se confirma como revelación del inicio de la campaña y el Atlético de Madrid prolongó su racha.
       
Aunque los operarios intentaron solucionar el problema sobre la marcha, el sabotaje, como así lo definió el presidente rayista, Raúl Martín Presa, no lo consiguieron reparar a tiempo y el partido de Vallecas tuvo que aplazarse.
       
Por lo tanto, el Real Madrid vuelve a dormir a once puntos del Barcelona, que el sábado firmó el pleno al quince con un difícil triunfo sobre el Granada (2-0) en un partido que desatascó a muy poco del final Xavi Hernández.


"Nunca he visto esta situación en el fútbol", comentó a las cámaras de Canal Plus el entrenador del Rayo Vallecano, Paco Jémez, tras el anuncio oficial de la suspensión del citado encuentro en el Estadio de Vallecas.
       
Sin embargo, el Real Madrid ha sido la diana preferida en el fútbol español para actos de sabotaje o apagones accidentales en la última década.
       
El Bernabéu ya fue el punto de mira de un acto de sabotaje en diciembre de 2004. Las Fuerzas de Seguridad evacuaron a casi 70,000 personas del estadio cuando faltaban siete minutos para el final del partido que estaban disputando el Real Madrid y la Real Sociedad.
       
Un aviso recibido en el diario 'Gara', de que una bomba iba a explotar a las 21.00 horas, obligó a la suspensión el encuentro y al desalojo del estadio. Finalmente no estalló artefacto alguno.
       
También el Real Madrid sufrió la suspensión de un partido de Liga en el estadio Ruiz de Lopera de Sevilla.