•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Más allá de que el tiro deportivo no ha logrado tener un verdadero despegue a nivel nacional, y me refiero a constancia en cuanto a eventos y producción de nuevos valores, los atletas que practican esta disciplina luchan por abrirse espacio en topes como el pasado XXXII Campeonato Centroamericano, realizado en El Salvador.

La delegación pinolera capturó cinco medallas, tres de plata y dos de bronce, en un comportamiento que ha llenado de satisfacción a su dirigencia. Walter Martínez y Felipe Ibarra se quedaron la presea plateada en rifle 22 tendido por equipos.

En rifle de aire, Eder Molina y una vez más Martínez se combinaron para quedarse con plata. La otra medalla de ese metal fue conseguida en la modalidad de pistola estándar por Jaime Dávila y Pablo Guerrero. 

Los bronces fueron en rifle 22 por equipos y tiro rápido pistola por medio de Jaime Dávila. Según Felipe Ibarra, quien brindó la información de este evento, los nicaragüenses compitieron con armas prestadas, porque en la frontera de Honduras no les dejaron pasar sus equipos.

De manera que el tiro deportivo pinolero sigue moviéndose entre escombros, pero al menos brinda señales de vida.