•  |
  •  |
  • END

ESPN Deportes
El misterio de Brandon Webb continúa. Ha sido vapuleado en tres aperturas al hilo luego de ser golpeado en el pecho por un batazo de línea, y aparentemente hay otras razones por las cuales el equipo se arrepintió de una extensión de $54 millones en la que ambas partes estaban de acuerdo.

Algunas personas dicen que podría tener problemas de hombro, lo que Webb niega, y el equipo dice que retomará las conversaciones sobre dicha extensión en el invierno. Por ahora Webb continúa parqueado en 19 triunfos después de haber sido considerado capaz de aproximarse a los 30. Los Diamondbacks de Arizona necesitan urgentemente que vuelva a ser el mismo.

El gerente de los Rays, Andrew Friedman, ha estado observando los playoffs de la Liga Internacional, mirando a Jeff Niemann lanzar tan bien que definitivamente estará en el bullpen de Tampa en este mes. Mientras sobre David Price, Friedman dijo: “No queremos gente que se adelante demasiado, que se pongan la presión de ser salvadores, una presión indebida para un chico en su primera temporada profesional.” Ellos esperan tener a Evan Longoria de vuelta en la tercera base en Nueva York en el próximo fin de semana.

Quizás los Padres están cerca del sótano de la Liga Nacional, pero piensen en sus anotaciones colegiales. Ahora ellos tienen a dos jugadores de baloncesto de Princeton en Chris Young y Will Venable, hijo del ex Gigante Max Venable. “Lo increíble sobre Will es que dejó el béisbol en su año de novato para concentrarse en el baloncesto,” dijo el entrenador de Princeton Scott Bradley. “No jugó béisbol hasta después de su año de novato en Princeton. Puedo ver que tiene instintos extraordinarios.” Venable bateaba .323 hasta el fin de semana.

Carl Yastrzemski no las ha tenido todas consigo en los últimos dos años. Su hijo Mike murió hace un año, y el mes pasado tuvo que ser sometido a una operación de triple desvío coronario. Pero podría pasar el próximo año viendo a su nieto, Mike Jr., jardinero de la St. John’s Prep High School en las afueras de Boston. El nuevo Yaz, de 17 años, es un jardinero central tan cotizado que podría ser seleccionado en el sorteo de escuela superior, y tan buen estudiante que está siendo reclamado por varias escuelas prestigiosas, y con toda probabilidad se encamine a Vanderbilt. “Eso significa más de lo que uno puede imaginar,” dijo el más viejo de los Yaz, “el ver este chico progresar. Estoy muy orgulloso de él.”