•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Hay misiones imposibles. Intentar calmar el Vesubio en erupción, escalar el Everest descalzo, matar dos minotauros en un laberinto, o quitarle el título de Más Valioso a un ganador de la triple corona. Bueno, eso es ahora, porque han pasado 45 años desde Carl Yaztremski en 1967. ¡Diablos, nunca pensamos que iba a ser tanto el tiempo de sequía! Pero aquí estamos frente a este artillero venezolano Miguel Cabrera, con la posibilidad a su alcance, admirándolo alrededor de la redondez del asombro.

Cabrera parece inmune a cualquier retador, por muy agigantado que se vea en pantalla Mike Trout, el novato de 21 años, figura cumbre de los Angelinos, pelotero más completo porque corre lo necesario para ser líder en robos y puede ser guante de oro en los bosques, además de batear con poder y tacto, y producir carreras. Ahí tienen a Ted Williams, sin poder ser el Más Valioso con cada una de sus dos triples coronas, tanto en 1942 como en 1947, superado por dos yanquis, Joe Gordon y Joe DiMaggio, el primero sin llegar a 20 jonrones y el segundo sin impulsar 100 carreras, además de quedarse cortos respecto a Ted en otros renglones.

Pero Ted fue Más Valioso en 1946, sin ninguna de las tres coronas, y en 1949 obteniendo dos. ¡Ah!, pero eran otros tiempos. La triple corona no había desaparecido del escenario como ahora. Un paréntesis de 45 años. ¡Uhh, una vida!

Lo de Cabrera ha sido impresionante por abrirse paso entre una presión asfixiante. Trout, firme por más de dos meses en el liderato de bateo, parecía algo seguro como lo fue Tony Oliva en sus primeros dos años, pese a su juventud, y en jonrones, Josh Hamilton, el bombardero de los Rangers, daba la impresión de ser inalcanzable.

Vamos, creímos que en un alarde, Cabrera podría mantenerse como líder impulsador, y quizás, arrebatar una de las otras dos coronas, pero no ganar las tres. Al entrar septiembre, Cabrera era el quinto jonronero de la Liga con 33, cinco menos que Adam Dunn y tres detrás de Hamilton y Encarnación; pero en bateo, ya era un retador temible para Trout con .332 por .336. Trout perdió el paso y Hamilton, quien saltó al liderato en vuela cercas, tuvo que salir de juego entre el 18 y el 24 de septiembre. Era lo que Cabrera necesitaba para lanzarse al asalto, sin máscara, pistola en mano. Y lo logró.

dplay@ibw.com.ni

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus