•  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

El Barcelona reaccionando con su fútbol sacado del Lago de los Cisnes, y el Madrid de los Cañones de Navarone, sellaron ese empate con cuatro goles de diferente coreografía, todos electrizantes. ¡Qué impresionante fue esa cercanía con lo fantástico, mientras estábamos frente a los televisores, viendo como las imágenes escapaban hacia nosotros fabricando magia!

Hay mucho que discutir sobre la repartición de méritos y los momentos cumbres. ¡Ah, si el remate de DiMaría al poste en el minuto 25 establece un 2-0, ¿hubiese podido el Barsa salir de las brasas? No lo creo, pero no ocurrió, igual que el disparo matador de Montoya en el 88 por parte del Barsa, devuelto por el travesaño y el marcador 2-2, o la entrada de Pedro con un disparo rasante que paralizó a Mourinho y escalofrió a Iker, en el último minuto de los tres de reposición.

Un partidazo al revés y al derecho. El Barsa resistiendo las embestidas del Madrid con un sector central de la defensa improvisando al zurdo Adriano como compañero de Mascherano al faltar Puyol y Pique, y por las rayas, los atrevimientos de Alves y Jordi Alba, facilitando contragolpes madrileños con delanteros liberados, uno de ellos, el letal Cristiano. En el inicio, el Barsa tenía la bola, pero sin ideas claras ni enlaces adecuados, parecía no saber qué hacer para desequilibrar ese bloque jefeado por Pepe y Ramos.

El primer gol a los 23 minutos, una entrega inmediata de Benzema a Cristiano por la izquierda, y remate de zurda casi rasante junto al poste derecho de Valdes, y a los 30, la respuesta azulgrana aprovechando una falla de Pepe y la presencia de Messi en el área pequeña, rematando el balón desorientado sobre la salida de Iker. En el segundo tiempo, en el minuto 60, Messi con un magistral tiro libre desde afuera, perforó a Casillas para el 2-1, y en el 66, Ozil, extiende una pelota recuperada para la entrada de Cristiano, quien con derecha, liquidó a Valdés.

Dos bolas en los maderos, una de cada lado; un penal obviado para cada equipo; posibilidades de uno y otro lado, y un empate que le permite al Barsa mantener los ocho puntos de ventaja.

 

dplay@ibw.com.ni