•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Atravesando por un duelo de pitcheo 1-1, utilizando los Rojos consecutivamente a sus especialistas en rematar Aroldis Chapman y Jonathan Broxton, los Gigantes evitaron ser sepultados ayer, obviando los 16 ponches que sufrieron en 10 entradas, aprovechando un parpadeo de Scott Rolen sobre batazo de Joaquín Arias, quien zumbó como una fotocopia de Usain Bolt de home a primera, superando el disparo del antesalista después de recuperar lo más pronto posible, esa pelota que rebotó en su pecho.

Era el tercer out, pero fue la luz verde para que Buster Posey anotara desde tercera. De esa forma, los empequeñecidos Gigantes se impusieron 2-1 forzando un cuarto juego, probablemente con Johnny Cueto, con sus espasmos en la espalda reparados, abriendo por los Rojos, frente al zurdo Barry Zito, quien este año, sí le respondió a los Gigantes.

El pitcheo del tirador de no hitter Homer Bailey, fue de solo un hit en siete entradas ponchando a 10, pero un desajuste en el tercero, con golpe y boleto, facilitó que le fabricaran una carrera con sacrificio de Vogelsong y flay empujador de Angel Pagan. Sin tronar, los de San Francisco borrraron la ventaja de 1-0 conseguida por Cincinnati en el primer episodio con el hit productor de Jay Bruce.

Frente a un pitcheo dominante, el 1-1 se mantuvo tercamente, incluyendo la gran atrapada de Hunter Pence en un deslizamiento espectacular, hasta que entró Broxton en el décimo, admitiendo hits consecutivos de Posey y Pence. Ponches a Brandon Belt y Xavier Nady, funcionaron como sedantes para Broxton, pero el error de Rolen sobre el batazo de Arias, resultó mortal para los Rojos.

Un pequeño detalle ahora sin importancia: Marco Scutaro quebró el trabajo sin hit de Bailey en el sexto con dos outs.