• Managua, Nicaragua |
  • |
  • |
  • elnuevodiario.com.ni

El brazo de Edwin Jackson fue destrozado ayer por una gruesa ofensiva de los Cardenales, que se impusieron 8-0 a los Nacionales, empujándolos a la orilla del abismo. Una derrota más del mejor equipo visto en la temporada regular, y su muerte quedará tan sellada como la de Tutankamón.

Chris Carpenter, ganador del Cy Young en 2005 desde la colina de San Luis, regresó a tiempo después de una larga ausencia en este 2012, y logró acondicionar su brazo en tres inicios, perdiendo dos veces sin ganar, mostrándose reconstruido sin permitir carrera en cinco entradas y dos tercios. Así que se apuntó la victoria.

Después de dos innings, los Cardenales que dispararon cinco dobles y un jonrón de Pete Kozma para atormentar a los Nacionales, tenían ventaja de 4-0. Eso estimuló a Carpenter y tres relevistas, que mantuvieron en el congelador la agresividad de Washington. Ahora la serie está 2-1 a favor del segundo “comodín”, separado 10 juegos de su rival en la campaña.

Ah, si los Nacionales pudieran usar como abridor a Stephen Strasburg, el brillante prospecto ganador de 15 juegos con 197 ponches en 28 aperturas, teniendo detrás a Gio González, no se sentirían como náufragos, pero el cuido del brazo de Strasburg, bien vale tomar el riesgo de un hundimiento, y quedar fuera de la postemporada. Una decisión que difícilmente hubiera tomado otro equipo, sobre todo considerando la oposición del propio Strasburg a ser descartado en las puertas de los Play Offs.

Con solo siete hits, los Nacionales no pudieron ser amenazantes, frente a un rival agitado que agregó cuatro carreras entre el sexto y el octavo episodio, y que utilizará al derecho Kyle Lohse, con estupendo balance de 16-3 y 2.86, intentando el remate frente al zurdo Ross Detwiler (10-8 y 3.40), lo que supone una significativa ventaja en el montículo en el cuarto duelo que se disputará hoy, siempre en Washington. En otros tiempos, hubieran adelantado a Gio González y Zimmermann, pero no en estos.