• Managua, Nicaragua |
  • |
  • |
  • elnuevodiario.com.ni

El estrepitoso derrumbe del quinto inning culminado por el trancazo de Buster Posey con las bases llenas, fue aplastante para los Rojos, que se desangraron dramáticamente hasta morir, después de ser barridos en casa. ¡Qué manera de arrancarle el brazo al abridor Mat Latos con esa arremetida de seis carreras quebrando un 0-0 sostenido por Matt Cain en la colina de enfrente!

Es difícil, muy difícil, voltear un 0-2 con los pies dentro de las brasas al borde del abismo, como lo estaban los Gigantes al llegar a Cincinnati. Aún sin la escopeta de su “as” Johnny Cueto, los Rojos, sin ser comparables con aquella famosa maquinaria, eran favoritos para rematar a los empequeñecidos rivales de San Francisco, hasta que Scott Rolen perdió una bola que les abrió el piso en el tercer duelo con la pizarra 1-1, y el equipo de Dusty Baker, se deslizó aceleradamente por un agujero que lo terminó tragando, cayendo tres veces consecutivas por 2-1, 8-3 y 6-4, dejando atrás una estupenda temporada de 97 victorias.

¡Cuánta falta hizo el ganador de 19 juegos Johnny Cueto, descartado por espasmos en sus espaldas, muy temprano en la primera batalla, limitado a sacar solo un out! La aproximación a un tiro seguro, quién debería haber sido el abridor del quinto y decisivo juego, solo podía ofrecer apoyo desde afuera, con su aliento, no con su brazo.

Baker decidió usar a Latos, quien en el primer juego, durante cuatro entradas, solo fue alterado precisamente por un jonrón de Posey sin embasados. Ayer, Latos volvió a responder por cuatro fuertes episodios fajándose 0-0 con Cain, pero en el quinto, se derritió. Hit de Gregor Blanco, triple impulsador de Brandon Crawford y un error del short Zack Cozart, adelantaron a los Gigantes 2-0. Momentos después, alargando el calvario del derecho Latos, de 24 años, ganador de 14 juegos en dos de sus cuatro campañas, Posey se voló la cerca con las bases llenas, y los Rojos parecían inmersos en una tragedia griega perdiendo 6-0.

Intentaron salir del hoyo con dos carreras en el cierre producidas por un doble de Brandon Phillips, agregando otra en el sexto con el jonrón de Ryan Ludwick, y cerraron su infructuoso esfuerzo con hit impulsador de Ludwick en el noveno estrechando la diferencia 6-4, pero Bruce y Rolen fallaron contra Sergio Romo con el empate circulando. Unas 45 almas se arrugaron en las tribunas.